La ciudad supera el 27% de los límites de ruido nocturno, según datos del propio Consorcio de Madrid. Los vecinos del centro están cansados de que su barrio sea un “parque temático” para actividades de ocio ruidosas.

¿Te preguntas cómo será Madrid?

Las respuestas pueden variar dependiendo del vecindario en el que vivas, pero si eres un vecino que vive en el centro de la ciudad, todas las respuestas contienen el término “alto”.

“Tengo un concierto en mi sala todos los días”, dice María, una vecina de la calle Fuencarral que tuvo la desgracia de comprar su primer piso en un edificio dentro de una zona turística y donde todo el día hay música y ruido en la calle.

“Si vives en el centro y te sientes como un ciudadano de segunda clase cuando lo haces en la calle Fuencarral, es como si fueras un ciudadano de tercera clase.  Así María explica la impotencia que vive cada día. Esta vecina ha intentado de todo, desde llamar a la policía hasta presentar una denuncia ante el ayuntamiento, pero los agentes no pueden prohibir la representación de la calle si tienen permiso y el ayuntamiento sólo ha reaccionado con referencia a la ley en vigor. ”

Estoy pensando en mudarme, pero no podría alquilar mi casa con ese ruido”, dice

El Consejo de Medio Ambiente y Movilidad apoya el establecimiento de Zonas Especiales de Ruido (EPAs) para tratar específicamente el ruido recreativo. Según el mapa de ruido elaborado en 2016, el número de personas afectadas por el ruido ha disminuido en un 46% durante el día y en un 38% durante la noche desde 2011.

la policia municipal no puede hacer mucho mas de lo que ya hace

Madrid supera el 27% de los límites de ruido nocturno, según datos del propio Consistorio analizados por Servimedia.

Incluso los decibelios requeridos por la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica no se observan durante el día, siendo el porcentaje de superación del límite del 13,5%. Laura Freixas, escritora, es una de las vecinas que vive en un ZPAE de Concistory.

Desde 2006 vive en un apartamento en el distrito central de la plaza Chueca. Trabaja en casa, por eso es que el tema del ruido le suponga tanto estrés.  La música es un placer, no debe ser una invasión del espacio”, describe.

Son los vecinos de este distrito, a través de la Asociación de Vecinos de Chueca, la única organización civil de la Unión Europea que ha sido invitada como grupo de trabajo para redactar la nueva Directiva sobre el Ruido, que fue encargada por la Organización Mundial de la Salud en 2010.

“Me sorprendió que no hubiera representación urbana, regional o nacional cuando eran los protagonistas principales”, explica Esteban Benito, presidente del grupo.

Durante años Marisa ha condenado el hecho de que el centro donde se encuentra “la historia de la ciudad se está convirtiendo en un parque temático de bares y discotecas” y cree que hay “corrupción” a la hora de permitir estos clubes nocturnos.