La política en España suele ser bastante compleja, ya que los diferentes agentes de la sociedad tienen ideas contrarias sobre cómo debe ser conducido cada una de las comunidades para llegar a un fin común.

En el caso de Madrid, el Ayuntamiento tiene planeado hacer una nueva ordenanza municipal orientada a la igualdad, pero para ello necesita la aprobación de la mayoría de la sociedad civil.  Es un tema bastante delicado que ha traído muchas discusiones.

Se trata de la igualdad de género, un tema que ha sido tocado más de una vez pero que aún no se ha llegado a una conclusión clara. La idea es darle una figura jurídica para que se respeten los derechos de homosexuales.

La campaña de consulta pública se llamará Decide Madrid y durará 15 días fijos, en el que se consultará a toda la población mediante una serie de preguntas específicas acerca de este tema tan polémico. A partir de aquí se dará luz verde al inicio del proyecto.

Lo más importante es que todos los partidos políticos estén de acuerdo al proceso de selección y todo lo que se llevará a cabo, ya que de lo contrario habrá una campaña para desacreditar todo el proceso.

José Aniorte es el delegado encargado de hacer todo el trabajo y se mostró muy satisfecho con lo que se está planeando, ya que sería un paso muy importante para poner fin a la brecha entre los géneros en la comunidad Madrileña.

Todo esto se debe gracias al Pleno de Cibeles que se realizó para crear conciencia en la población. En los últimos años ha habido atraques indiscriminados a miembros de grupos homosexuales y llegó la hora de ponerle fin a esta situación

¿Qué solución tiene una ordenanza?

Una ordenanza tiene la posibilidad de otorgar mecanismos legales y sancionar muchas faltas que se han llevado a cabo contra esta comunidad. Así el cumplimiento de la ley será obligatorio para todos, sin excepción.

La idea es prevenir y crear cultura acerca de los gustos y preferencias sexuales de cada quien. Esto viene desde los niveles más pequeños, en el hogar y en los centros iníciales de educación.

A partir de aquí se generará conciencia y se verán menos inconvenientes de este tipo. Ya es el momento de hacer frente a los abusos y las desigualdades entre ambos bandos que hoy en día se siguen viendo en todos los niveles.

Queda esperar a ver qué es lo que sucede en los próximos quince días. Esto marcará el futuro de la ordenanza, ya que si la mayoría de la población dice no estar de acuerdo el director no debería aplicarla ya que no sería del todo efectiva.