Esta es la intención con la que han podido desayunar los habitantes de la ciudad de Madrid en el día de hoy. Y es que a pesar de que muchos conciertos, como el caso de Foo Figthers en el día de hoy, o el caso de Green Day en el día de mañana, se celebran al aire libre, desde la organización han querido llamar a la calma y han asegurado que no se van a cancelar bajo ningún concepto. ¿Qué habría que hacer con las 45.000 entradas vendidas? Esta es la pregunta sin respuesta que ha hecho que la organización quiera seguir adelante con el festival.

Alternativas para todos los públicos

De todos modos, si algo tiene de bueno este Madrid Cool Festival con respecto al del año pasado, es la gran cantidad de alternativas que presenta. Y es que tras el éxito vivido en el pasado 2016, la organización decidió algunas actividades que podrían ser del interés de los asistentes. Entre estas no encontramos nada que tenga que ver con el mundo de la música y sí con el mundo del arte y de la gastronomía. De lo que se trataba era de atraer a cuanta más gente mejor y parece que lo han logrado.

Es por ello por lo que los organizadores saben que la lluvia no debería ser un problema. Cuenta con una amplia superficie en la que habrá exposiciones de todo tipo de modo que los asistentes puedan conocer un arte un poco más alternativo que se escapa de los convencionalismos. Por otro lado, y esto es algo de lo que más está gustando, hay una fuerte presencia de food trucks. Unos camiones de comida al más puro estilo norteamericano que hacen las delicias de aquellas personas que quieren algo de comida rápida pero sin renunciar a la originalidad y a la calidad.