Puede que hace unos años la idea de poder conducir un vehículo propulsado por energías alternativas al carburante nos pareciese más bien como algo muy alejado en el futuro o algo que sólo se encontraría en las casas de los más apoderados. En cambio este tipo de vehículos es cada vez más común en nuestras ciudades y carreteras y están disponibles para todo tipo de bolsillos.

Son muchos los factores que han hecho posible este fenómeno y han causado un aumento de las ventas de un 25% respecto al mismo mes del pasado año. Por lo tanto en este artículo examinaremos las razones por las que el vehículo eléctrico se ha vuelto tan popular.

Gran variedad de vehículos eléctricos:

Existen muchas clases de desplazamiento que pueden darse tanto dentro como fuera de la ciudad y hay un vehículo eléctrico para cubrir cada necesidad de este tipo. No sólo podemos encontrar coches eléctricos, sino que también encontramos cada vez más en nuestras calles y tiendas hoverboards, monopatines, scooters y patinetes eléctricos baratos. Depende del uso que queramos para nuestro vehículo (movilidad urbana o por carretera) podremos decantarnos por tanto por uno u otro existiendo también múltiples precios por los que podremos adquirirlos. Aunque en un principio el precio de estos vehículos fuese elevado y muchos hogares medios no pudieran permitírselo, hoy en día el precio se empieza a asemejar bastante al de cualquier otro tipo de vehículo impulsado por combustibles fósiles.

Plan Movea 2017:

Entre ellos tenemos la aparición del Plan Movea 2017 por el que se aprobó dotar de ayuda económica a aquellos particulares o empresas que adquieran vehículos propulsados por energías alternativas al carburante y además para aquellos que decidan implantar puntos que sirvan de recarga eléctrica para este tipo de vehículos.

Uso de energía renovable:

El transporte mediante el uso de este tipo de vehículos supone un enorme beneficio para nuestro medio ambiente ya que reduce de forma drástica el nivel de contaminación si lo comparamos con el de un coche propulsado por diesel o gasolina. Reduciremos la emisión de CO2 a la atmósfera así como la de otros agentes contaminantes, disminuye la dependencia de productos derivados del petróleo, promocionamos el uso de otras energías derivadas de fuentes renovables y también, entre otros muchos beneficios que encontramos en el uso de estos vehículos eléctricos, reduciremos la contaminación acústica.