Los distintos tipos de té se diferencian por su sabor, pero también por las propiedades que tienen y por los beneficios que contribuyen a la salud

Aromas de té

En los diferentes tipos de té que existen se pueden encontrar una gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud. Además, los Aromas de té que nos encontramos en el mercado y los sabores son muy interesantes y capaces de cautivar nuestros sentidos. Descubre a continuación cuáles son los tipos de tés que más se consumen, las propiedades con las que cuenta cada uno y cómo tomarlos para aprovechar los beneficios que tienen para la salud.

El té se obtiene a partir de la planta Camellia sinensis. Según el tratamiento diferente al que se somete y el tiempo de cosecha de las hojas y los brotes de la planta, se producen los distintos tipos de té más comunes, el té rojo, el té verde, el té negro o el té blanco.

A nivel general, el té destaca por sus propiedades antioxidantes y por tener otros muchos beneficios para la salud. Gracias a ello, es una bebida muy recomendable para tomar con moderación, aunque un consumo excesivo podría tener algunas contraindicaciones debido a su contenido en teína.

Para conseguir todos los beneficios para la salud que aporta el té, la forma de prepararlo es muy importante. Se pone el agua a calentar y se echa una cucharada de té. Antes de que hierva, se quita del fuego y se vierte en una taza. Se debe dejar reposar al menos cinco minutos y después se cuelan las hojas, antes de tomarlo.

Propiedades del té verde

El té verde es uno de los tés más consumidos y que mejor se conocen. Se elabora a partir de las hojas de la planta Camellia sinensis sin haber sido fermentadas. Después de cosechar las hojas, estas se secan y son tratadas con calor.

Es un té con poca cantidad de teína y con un alto nivel de antioxidantes, por lo que se considera una bebida muy saludable. Además, tiene vitamina A, C y E y algunos minerales muy buenos para la salud.

Este tipo de té ayuda a prevenir algunos dolores corporales, favorece la digestión, por lo que es ideal para tomar después de las comidas, y ayuda a prevenir algunas enfermedades, como el colesterol alto y los problemas cardiovasculares. También es muy adecuado para personas que están siguiendo alguna dieta de adelgazamiento, puesto que ayuda a acelerar el metabolismo, lo que hace que se quemen más calorías.

Propiedades del té rojo

Otro de los tipos de tés más populares es el té rojo, que se consigue a partir de las hojas semifermentadas y que pasa por un largo procedimiento de posfermentación, lo que le aporta su característico sabor y sus propiedades.

El té rojo tiene múltiples beneficios para el organismo, pero sobre todo, es conocido por su acción quemagrasas y adelgazante. Por ello, normalmente lo utilizan personas que están buscando perder peso.

Otro de los beneficios que tiene es que ayuda a reducir los líquidos y mejora la digestión, haciéndola más ligera. También está indicado en caso de padecer ácido úrico o gota y en alergias. Además, tiene efectos beneficiosos en distintas partes del cuerpo, como el hígado, los riñones y el intestino, por lo que ayuda a mantenerlos en un estado saludable.

Propiedades del té blanco

El té blanco es una variedad diferente de té, que aún no se conoce demasiado en España, pero que tiene múltiples propiedades considerables para nuestra salud. Este té se consigue con las hojas jóvenes de la planta, antes de que se hayan abierto. Después de cosecharlas, se dejan secar, de modo que eliminan todo el agua y la humedad que tienen.

Este tipo de té tiene un sabor muy suave y delicado y un color muy claro, característico de esta variedad. Tiene un alto efecto antioxidante, incluso más que el té verde, ya que contiene una gran dosis de polifenoles. Otros de los beneficios más conocidos de este tipo de té es que aporta mucha energía, es diurético, puede ayudar a prevenir un gran número de dolencias, ayuda a reducir el colesterol y mejora la memoria y la capacidad para concentrarse.

Propiedades del té negro

Para conseguir el té negro, se dejan oxidar las hojas, después de cosecharlas, por lo que se consigue un olor más aromático y un color más oscuro que el de otros tipos de té. Se suele pensar que el té negro no es beneficioso para la salud, ya que es la variedad de té que más cantidad de teína tiene, sin embargo, sí que tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud.

Este tipo de té ayuda a reducir el riesgo de padecer dolencias cardiovasculares, ya que tiene un efecto estimulante en el corazón, además de favorecer el funcionamiento del sistema nervioso. Por otro lado, tiene una acción diurética y ayuda a eliminar el exceso de líquidos y a depurar el organismo.