Tras la ubicación de los 50 etarras que pese a que fueron condenados por los delitos atroces que cometieron, aun no pagan la totalidad de sus penas.

La Audiencia Nacional ha puesto el foco en los bienes con la intención de intervenirlos para que de una vez por todas salden la deuda que tienen pendiente con las víctimas.

Desde hace aproximadamente año y medio se ha llevado a cabo un exhaustivo trabajo para dar con los etarras que aun tienen pendiente culminar las condenas, estén o no en la cárcel y que aun no saldan las deudas monetarias con la justicia española, de esta investigación han surgido estos 50 terroristas, condenados por los hechos de kale borroka de los cuales al menos unos 30 cuentan con un trabajo y sueldo mensual y otros poseen bienes y dinero disponible en cuentas bancarias, haciendo una vida de lo más normal.

Todo este trabajo se ha desarrollado en el marco del operativo “Zerga”, con la intención de dar cumplimiento a lo señalado en la sentencia que consiste en retener las cantidades de dinero que superen el salario mínimo profesional para destinar esos fondos a corresponder las responsabilidades de carácter civil determinadas en su oportunidad, específicamente las indemnizaciones para las víctimas de ETA.

Los bienes de 50 etarras han sido requisados por la Audiencia Nacional

Dependiendo de la situación de cada uno de estos 50 etarras, las autoridades tomarán las medidas necesarias, por ejemplo, en el caso de que solo existan bienes inmobiliarios se procede con la intervención judicial prohibiendo la venta de estos hasta tanto se logre corresponder las deudas pendientes con el tribunal, si es el caso que hay disponibilidad de dinero en las cuentas corrientes lo primero que se hace es una retención preventiva de estos fondos hasta determinar cuál es la cantidad que se va a tomar para resarcir los pagos pendientes y para quienes perciben un salario mensual la intervención se lleva a cabo de inmediato.

De esta revisión se han desprendido los nombres de personajes que tuvieron un papel lamentablemente protagónico en los actos de terrorismo de ETA, uno de ellos es el de Idoia López Riaño, excarcelada el pasado 2017 después de ser condenada por 23 asesinatos, a la denominada Tigresa le han intervenido 100 euros de su cuenta ya que recibe un pago mensual por su trabajo actual.

Mercedes Galdós, salió en libertad en el 2005 tras cumplir parte de la condena durante 19 años debido a la participación en más de 20 actos terroristas y Enrique Letona Viteri también en libertad por beneficios; ahora ambos tienen  trabajo fijo y la posibilidad de pagar por la responsabilidad civil que tienen pendiente.

El estado adelantó a las victimas las cantidades de dinero derivadas de las indemnizaciones, ahora con este operativo pretende recuperar las cantidades adeudadas por los terroristas quienes se valen de cualquier cantidad de artilugios para evadir la responsabilidad.