Desde hace unos 15 meses, la multinacional Mobike  en L’Hospitalet de Llobregat, se encuentra pasando por problemas  que no había ocurrido entre los 200 países en los que opera.

Las personas han realizado denuncias acerca del bloqueo de las bicicletas que aproximadamente 20.000 usuarios han abandonado en diversos lugares, donde no prestan atención a las muchas recomendaciones referentes a tener que dejarlas encima de aceras bastante anchas y estando en paralelo de los coches que se encuentran aparcados.

En el transcurso de un año que duró la prueba piloto, sus prácticas generaron disputa debido a los inconvenientes de convivencia, de accesibilidad y también de movilidad provocados en una ciudad que posee una gran densidad de habitantes.

La prueba piloto número dos de dicha empresa de China, que comenzó en el otoño pasado, terminará el día 31 de marzo del presente año y no tendrá más prórrogas. Esta es una decisión tomada por el Ayuntamiento, que ya no quiere quedarse sin el servicio Bike sharing, pero que no se encuentra dispuesto a tener que deferir el uso incorrecto que los clientes de la empresa Mobike le dan a las bicicletas de color naranja.

Lo que comenzó este problema entre los vecinos y dicha concesionaria, se encuentra en que no se necesita un anclaje que permita aparcarlas, ya que la rueda de atrás se queda bloqueada. Este sistema free floanting, implementado por Mobike,  le permite a las personas dejar su bicicleta donde desee.

Es una ventaja que estas bicicletas poseen comparadas con otros modelos y eso se debe a que el usuario tiene la completa libertad de escoger donde la puede aparcar. Sin embargo, el resultado de todo ha sido algo que realmente no se quiere en L’Hospitalet, donde las personas han dedicado bastante tiempo a compartir un sinfín de imágenes que muestran las bicicletas aparcadas de forma incorrecta.

Debido a la problemática por parte de estos clientes de dicha empresa, que no ha sido resuelta por la misma ni por el Ayuntamiento, ha causado que se tomaran medidas por parte de la Síndica de Greuges en L’Hospitalet, donde las bicicletas que no se encuentren en un sitio apropiado deben recibir sanciones. Y a pesar de que el Consistorio ha prohibido que dichas bicicletas invadan por completo las aceras, el problema todavía continúa.

Hunab Moreno, quien es encargado de la dirección general de Mobike en España, ha admitido estos errores desde hace algunos meses.

Así mismo, afirmó que dicha conducta demostrada por los usuarios en esa localidad es de un 80% por parte de menores a 21 años, que no es igual a lo que ocurre en Suecia ni en Bolonia. No se sabe el motivo por el cual las colocan de manera incorrecta en dicha ciudad, pero es algo que está ocurriendo.