Para aquellos que lleguen tarde, decir que el caso Lezo es el caso que ha comenzado a instruir el juez Eloy Velasco y que ya ha tenido como botín un total de ocho detenidos más un noveno que no es otro que Ignacio González. Sin embargo, esto, como no podía ser de otro modo cuando se habla de corrupción, no es más que la punta del iceberg ya que tras las primeras pesquisas ya se han dado a conocer algunos asuntos de una gravedad extrema al punto de que podrían terminar con dos altos directivos del periódico La Razón entre rejas en pocas semanas.

Coacciones y presiones a Cristina Cifuentes del PP

Esto es algo que ha llamado la atención no solo al juez sino a muchas de las personas que siguen este caso de cerca. Y es que, a día de hoy, hay unas grabaciones en las que se pueden escuchar al presidente de La Razón, Mauricio Casals, y al directo del mismo diario, Francisco Marhuenda, hablar sobre las presiones que van a ejercer sobre Cristina Cifuentes. Unas presiones que posteriormente se tornan en coacciones y en insultos, con el objetivo de que no se saque a la luz pública todo lo que tiene que ver con este caso. Así de conscientes eran de las implicaciones tan definitivas que podía tener todo este asunto.

Sin embargo, uno de los dos protagonistas de las grabaciones, Francisco Marhuenda, ya ha salido a la palestra para asegurar que en esas grabaciones no hay absolutamente nada y que él en ningún caso ha coaccionado a nadie y mucho menos a un partido que siempre ha sido defendido en su diario. El problema es que los datos, siempre fríos, están encima de la mesa del juez esperando a ser analizados en las próximas semanas con mucha más calma.