En este nuevo escenario político en el que las mayorías absolutas han desaparecido y el control tiene que ser repartido entre varias fuerzas políticas, se suponía que la acción popular iba a tener un gran peso. Sin embargo, se puede ver que esto no está siendo así al menos en una ciudad tan importante como es la Comunidad de Madrid.

Y es que, de las miles iniciativas populares que se han registrado en los últimos 5 años, solo 2 han sido llevadas a consideración ya que son las que han recibido el apoyo suficiente. El resto, unas, 11.700 no han podido ser escuchadas por los políticos, ya que no han recibido el apoyo del 1% del censo que es lo necesario para que sean escuchadas. En otras palabras, solo el 0,02% de iniciativas populares que han llegado a la plataforma Decide Madrid han sido apoyadas. Una cifra que deja bien a las claras varias cosas muy importante dentro de la población madrileña.

Dejadez y poca implicación

Estas son las dos consecuencias que se pueden extraer de todo esto. Por un lado se puede ver la dejadez que hay por parte de los ciudadanos, los cuales, parece que si bien es cierto que ponen el grito en el cielo en muchas ocasiones, cuando tienen que pasar a la acción, no lo hacen bajo ningún concepto.

A esto hay que sumarle la poca implicación que hay. Parece que no fueran conscientes de que solo con este tipo de acciones es como van a poder cambiar las cosas. De otro modo se pierde toda la capacidad de influencia que se tiene sobre las fuerzas políticas que están gobernando en estos momentos.

Y es que ahora es el momento del cambio. Un cambio que no solo tiene que llegar a través de las urnas sino a través de un trabajo diario por parte de todos.