La cuenta regresiva hasta el 10N de cara a las elecciones generales españolas ya llega a su fin, mientras tanto las encuestas no reflejan un panorama alentador para los partidos Cs. PSOE y Unidas Podemos tras haber salido a la luz la sentencia del Supremo vinculada al procés y su líder en el exilio.

Para Pedro Sánchez no son muchas las opciones ya que requiere unir fuerzas con ERC, no es factible pactar con Ciudadanos y dependería de dos factores poco probables: que se dé una unión  sin precedentes entre partidos populares y socialistas o que el Partido Popular se abstenga. Eso lo coloca con una baja a la mitad de los puntos con los que contaba el pasado 28- A frente al Partido Popular, es decir que si hoy se celebraran las elecciones seguirían los socialistas en primer lugar pero con 6 puntos menos.

Por su parte el PP se afianza como el partido opositor principal lo que le anticipa una victoria ante Cs para ocupar la primera posición de la centro derecha. Sánchez seguiría con cierta holgura pero con menos números mientras Pablo Casado refleja intención de voto de un 21,3%.

Con dos puntos por debajo respecto a las ultimas generales su ubica Unidas Podemos y Ciudadanos con 5 puntos menos en comparación con seis meses atrás, se coloca a la par de Vox con un empate técnico.

Y estos no son los únicos cambios que reflejan los resultados de las encuestas electorales ya que, en materia de estimaciones de voto de los grupos ideológicos se observa que las diferencias entre la centroizquierda 45,3% y la centroderecha 42,3% apenas se llevan una diferencia de 2 puntos, brecha que disminuyó notablemente esta última semana. La aparición inesperada de Podemos, Vox y Ciudadanos en todo el territorio nacional generó un escenario no visto antes, no faltan las simulaciones de escenarios que incluyen coaliciones varias de posibles gobiernos partiendo de determinados datos.

En unas elecciones generales, la Constitución de España señala que la provincia se constituye en una circunscripción para la asignación de diputados; la cantidad de escaños dependerá de la concentración de votos en todo el país, por tanto van a ser variables. De allí de hecho, parten las horquillas que muchas veces se utilizan en las encuestas para hacer estimaciones de diputados.

Respecto al candidato que se perfile claramente para asumir el gobierno, no hay números o datos definidos y estos varían mucho entre las diferentes encuestadoras. Si se toma en cuenta exclusivamente el apoyo de diputados, no se vislumbra a ninguno de los candidatos cerca de ocupar La Moncloa. La única opción factible pasa por formar coaliciones y acuerdos que sumen votos.