Planear cualquier tipo de viaje o escapada es una tarea emocionante y llena de ilusión, en la que se suele descubrir un mundo completamente nuevo. El Camino de Santiago es uno de esos viajes que todo el mundo planea realizar al menos una vez en su vida, y no es para menos, ya que nos encontramos ante una de las rutas de peregrinación más populares de todo el continente europeo, la cual recibe millones de visitas a lo largo de todo el año.

¿Por dónde empezar?

Organizar un viaje exige una gran inversión de tiempo y energía si queremos que finalmente todo salga bien. Sin embargo, no siempre tiene que recaer el peso de toda la organización sobre nosotros y menos hoy en día, cuando existen tantas opciones que nos hacen la vida mucho más fácil. En este caso, para organizar todo lo necesario y realizar el Camino de Santiago de Compostela con seguridad y sin estrés, podemos contratar los servicios de una Agencia de Viajes especializada en todo el Camino como la de Santiago Ways, que cuenta con una gran experiencia en este sector.

Sobre todo para las personas que nunca antes había tenido contacto con el Camino, Santiago Ways se convierte en la mejor opción, ya que gestionan desde el alojamiento para cada etapa y el transporte del equipaje, hasta la seguridad del peregrino ofreciéndoles asistencia 24 h que cubra cualquier tipo de emergencia..

Una buena organización garantiza una experiencia única

No hay que perder de vista que, para disfrutar del Camino de Santiago y vivir una experiencia única e inolvidable, que no se vea afectada por problemas que se podrían haber evitado con una buena organización, es recomendable tener en cuenta los siguientes cuatro pasos para planear nuestro Camino.

Escoger la ruta que vamos a seguir

Una de las principales cosas por las que se caracteriza el Camino de Santiago es la multitud de diferentes rutas entre las que podemos escoger aquella que más nos guste. Aunque el Camino Francés es uno de los más populares y frecuentados por los peregrinos, hay muchos otros que sorprenden por la gran belleza de sus paisajes como el Camino de Santiago desde Santander, gracias al cual se puede descubrir el norte de España desde una perspectiva nueva, conociendo las ciudades más importantes y su patrimonio cultural, histórico y gastronómico.

A la hora de elegir la ruta, además de tener en cuenta las preferencias personales, es aconsejable buscar aquella que mejor se adapte a nuestras necesidades como la duración de la etapa tanto en días como en km, el transporte a los puntos de inicio y finalización de la etapa, así como del clima en función de la época del año en la que realicemos el Camino.

Buscar opciones de alojamiento

La búsqueda del alojamiento suele ser una de las tareas que más dificultades ofrece, por eso, contratar los servicios de una agencia profesional como la de Santiago Ways puede ser una de las mejores opciones para tener el mejor alojamiento asegurado para cada etapa.

Debido a la gran popularidad del Camino de Santiago, a lo largo de todas las etapas nos encontramos con un gran número de hoteles, hostales con encanto o incluso con casas rurales en las que poder compartir una experiencia única con otros peregrinos. Además, gracias a toda la oferta disponible se pueden elegir aquellas opciones que mejor se adapten a la economía de cada uno.

Lista con todos los lugares que visitar

Prácticamente todas las rutas del Camino tienen un gran patrimonio histórico, cascos antiguos, pueblos enteros, museos, iglesias o monumentos con una gran historia detrás que fascina y maravilla a todo aquel que tiene la oportunidad de conocerla, además de una rica gastronomía propia de cada región. Por ejemplo, en el camino de Santiago desde Tui, además de atravesar pequeñas aldeas y pueblos rurales que se conservan en perfecto estado, podemos probar el famoso vino blanco Albariño o aprovechar y visitar el famoso festival de ostras que se celebra cada año.

Por lo tanto, antes de empezar cualquier ruta, es aconsejable hacer una lista de todas las cosas que hay que visitar o los mejores sitios en los que comer si queremos tener una experiencia completa y disfrutar todo lo posible. 

Preparar el equipaje

El equipaje es uno de los últimos retos de la organización al que se tiene que enfrentar cualquier peregrino y para ello, se pueden seguir las recomendaciones de otros viajeros que ya cuentan con la experiencia necesaria para saber qué es lo mejor que podemos llevar en nuestras mochilas. Lo primero que hay que tener en cuenta es la ruta que hayamos elegido y su clima predominante, eso nos indicará el tipo de ropa que hay que llevar además de la básica.

Por último, es muy importante hacer una lista con todo lo que podríamos necesitar y no llevar nunca más de los necesario, ya que una de las cosas que más hay que cuidar es el peso de nuestro equipaje.