Según el reporte registrado por Los Mossos, el incremento de delitos relacionados a la violencia de género ha sido un rasgo notorio en el año 2019. En conmemoración al Día Internacional Contra la Violencia hacia la Mujer, el cuerpo autonómico de policías ha presentado tal reporte, en el que han logrado registrar más de 10.000 denuncias por crímenes de esta índole.

Se aprecia de esta manera un aumento en las tendencias de la violencia de género, lo cual supone un comportamiento preocupante por parte de las sociedades que luchan contra la violencia de género, encontrando que las mujeres son las más afectadas en todos los casos. En términos concretos, estos delitos habrían llegado a los 40 casos puntuales, suponiendo un alza preocupante en su tasa de frecuencia.

Una forma de agresión cada vez más frecuente

Más de 100 mujeres estarían en trato de protección por parte de la policía, mientras que al menos 10 estarían bajo vigilancia como casos de alto riesgo. Igualmente, ya estarían registrado 8 casos mortales. No obstante, 7 de los 8 casos habrían sido tratados de manera diligente por parte de los cuerpos policiales.

Sin embargo, la preocupación no deja de existir ante el notorio aumento de esta clase de delitos, encontrando que en muchos de los casos, el autor de la agresión sería integrante del núcleo familiar de las víctimas.

De manera paralela, el registro de detenidos presenta una aumento del 2.6%, presentando más de 4.000 hombres implicados en crímenes de violencia de género respectivamente. Una parte importante destaca por ser menores de edad, presentando puntualmente 190 casos de agresores de este rango.

La violencia de género en cifras preocupantes

Los casos de violencia de género se han presentado en sus diferentes formatos, encontrando que el mayor de estos sigue siendo el abuso doméstico, con un total de más de 7.800 casos registrados en el último año.

Esto corresponde con un porcentaje del 39% de los casos de violencia de género, encontrando una gran cantidad de casos bajo vigilancia. La línea de casos presentes sostiene delitos por agresiones verbales, acoso y maltrato físico mínimo. Seguido, se presentan intentos de homicidio y violencia sexual.

Otro de los patrones de agresión más frecuentes en el registro es la ciberviolencia, un fenómeno que, con el desarrollo y mayor apogeo de las redes sociales, ha logrado convertirse en una práctica preocupante entre las dimensiones de la violencia de género. Propiamente, estos casos se presentan con porcentaje del 3,5%, en conjunto con los de abuso sexual, los cuales se presentan bajo un 3%.

El comportamiento de estas cifras mantiene en preocupación a las comunidades afectadas, promoviendo una llamada de atención a las autoridades competentes y a las víctimas a replantear sus estrategias de afrontamiento ante estas situaciones.