La visión de la sexualidad ha cambiado al mismo ritmo que lo ha hecho la sociedad que conocemos en la actualidad. El sexo ha dejado de ser un tema tabú para convertirse en algo que forma parte de nuestro día a día. Atrás han quedado los tiempos en los que no se podía hablar de relaciones sexuales. Y ya ni hablamos de la masturbación la cual era considerada prácticamente un pecado, sobre todo para las mujeres. En su lugar estamos avanzando hacia un mundo abierto a nuevas tendencias de todo tipo incluida  la de la libertad sexual de cada individuo.

La sexualidad no es más que una expresión natural del ser humano. Somos la especie más evolucionada de la tierra y eso conlleva que nuestras pautas sociales y culturales también cambien con el tiempo. El sexo como mero elemento de reproducción sexual se ha quedado obsoleto. Nuestra especie más allá en todos los aspectos que rodean nuestra vida, la sexualidad se ha convertido en un elemento más de expresión conjunta y personal.

La satisfacción de uno mismo es más importante que la mera función reproductiva, las relaciones eróticas se inclina hacia un movimiento en el que el bienestar de la persona está por encima de todo. La sociedad mantiene relaciones sexuales para disfrutar de lo que la naturaleza nos ha dotado. Hay quienes deciden satisfacer sus propias necesidades de manera individual, como quien opta por visitar páginas web en búsqueda de ayuda a expresarse sexualmente mediante herramientas como SanSebastian69.

Las expresiones eróticas cada vez son más numerosas y más variadas. Cada persona busca su medio personal de alcanzar el tipo de satisfacción que más se adapte a sus peticiones. Vivimos en un mundo subjetivo en el que el individualismo es el protagonista de la historia, cada cual decide lo que quiere hacer y cómo lo quiere hacer. Aunque los prejuicios siguen estando en el orden del día, las nuevas tendencias sociales se orientan hacia una filosofía de respeto a la diversidad de gustos y preferencias.

La intromisión en los valores de los demás se considera una falta de respeto. Esto también está ocurriendo en el mundo de la sexualidad, pues lo que en el pasado se consideraba enfermedad, ahora se trata como corrientes minoritarias con gustos ¨peculiares¨. La sexualidad y el respeto por los distintos gustos y preferencias es la nueva corriente moderna de apertura a lo diferente normalizandose socialmente.

La búsqueda de la expresión sexual como un hecho natural

Los vínculos sexuales y eróticos se han vuelto necesarios en la sociedad actual. El  sexo es sano y natural, entonces ¿por qué no buscarlo? Tiempo atrás las personas que buscaban pareja o compañía esporádica mediante medios y herramientas fabricadas para ello eran consideradas personas desesperadas y sin dignidad. Actualmente existen tantas plataformas de búsqueda de pareja que se ha normalizado hasta términos que aseguran que el 80% de la población española ha usado alguna vez algún tipo de método tecnológico de este estilo para formalizar una cita.

Existen numerosas páginas web para encontrar pareja de todo índole centrados en diferentes gustos, preferencias, ubicaciones, etc. Por ejemplo, hay espacios web que ofrecen servicios en un mismo lugar para así facilitar la forma de encuentro, como esta herramienta llamada Santander Citas. Las aplicaciones de búsqueda de pareja o de compañía ocasional son cada vez más frecuentes y diversas, encontrar la que mejor se adapte a ti es el comienzo de una posible aventura erótica o incluso algo más.

Hay quienes prefieren disfrutar de la sexualidad de otra manera, y como hemos dicho anteriormente, hay multitud de formas de expresión erótica en la actualidad. La masturbación es una de ellas, y para ello existen muchas tiendas tanto físicas como online donde se pueden encontrar juguetes eróticos que faciliten la satisfacción sexual individual o en pareja. Otras personas se decantan por una de las nuevas tendencias que ha llegado con fuerza a nuestra sociedad, hablamos de los masajes erotizantes. Los masajes siempre han sido un modo de disfrutar del bienestar que otra persona nos proporciona mediante la habilidad de las manos de un o una masajista y su tratamiento corporal. Los tipos de masajes han evolucionado hasta encontrar esta vertiente tan atractiva juntando el bienestar, el placer y el erotismo en un mismo pack.

El derecho universal a la satisfacción sexual

La sexualidad se ha convertido en un derecho universal para todo ser humano en los países donde se respetan los derechos humanos. No es necesario adentrarnos en términos culturales destacando países que privan a la mujer de su derecho a la satisfacción sexual. Hablamos de una tendencia universal que cada vez es más frecuente: el disfrute del propio cuerpo y la interacción con los demás con fines eróticos.

Independientemente del género, la etnia, la raza, la clase social y la religión la sociedad tiene derecho a la satisfacción sexual, más allá del mecanismo natural de reproducción de la especie. Incluso la tendencia de mantener sexo durante el embarazo se ha convertido en una reivindicación de las mujeres en estado de gestación. Si nuestra salud nos lo permite todos podemos disfrutar de este regalo que la naturaleza nos ha brindado. Actualmente hemos decidido conjuntamente que las barreras hay que romperlas para cambia las visiones tradicionales que limita nuestro bienestar personal.