Que las comunidades autónomas han sido unas de las grandes perjudicadas de la crisis económica es algo que no se puede negar. Sin embargo, lo que habría que puntualizar es la manera que cada autonomía ha tenido de actuar ante esta crisis. Porque, como ahora vamos a ver, la Comunidad de Madrid no ha tenido ninguna clase de reparo en reducir de manera drástica el número de empleados de sus oficinas de la Seguridad Social hasta unos límites que no se pueden sostener desde ningún punto de vista.

Sindicatos y empleados denuncian esta situación

Para situar los datos encima de la mesa y ver lo que ha sucedido, desde el año 2012 hasta el día de hoy se ha reducido hasta un 17% el número de empleados de la Seguridad Social. Un dato que han utilizado los sindicatos para denunciar la situación y asegurar que esta medida no tiene nada que ver con la crisis económica sino con una política de recortes que no tiene ninguna clase de sentido.

Pero esto no es lo peor que tiene esta reducción de personal. Y es que desde hace varios años se viene haciendo una cantidad de trabajo que no se puede abordar por los empleados actuales. Es evidente que si hay el mismo trabajo y hay menos personal, la carga de trabajo por empleado va a ser mayor. Esto está llevando a que muchos de estos empleados están solicitando la baja médica ya que están teniendo episodios de estrés y de una excesiva presión. Un extremo al que se está llegando en la Comunidad de Madrid pero que se teme se esté llevando a cabo también en otras comunidades ya que no se debería permitir que esto fuera un mal endémico dentro de la geografía española cuando la recuperación económica ya es un hecho.