Un cerrajero resulta imprescindible a la hora de hablar de la seguridad del hogar. Ya sea que nos encontremos necesitando un servicio urgente (porque hemos perdido la llaves, o porque nos han robado) o que simplemente nos encontremos en modo prevención, contar con un buen cerrajero de confianza es una de las claves para nuestra tranquilidad mental.

seguridad

Los cerrajeros que trabajan bien y que son verdaderos profesionales podrán estar disponibles, en caso de urgencia, de forma casi inmediata, digamos que con un tiempo de espera de no mayor a 20 minutos, tal y como leemos en la web de cerrajeros valencia. Estos cerrajeros trabajan los trescientos sesenta y cinco días del año y las 24 horas del día, dándonos la tranquilidad que necesitamos cuando se trata de la seguridad de nuestro hogar.

Los cerrajeros capacitados son profesionales preparados que pueden no sólo cambiar sino también reparar y abrir cualquier tipo de cerradura, puerta o ventana, se trate del hogar, el garaje, la oficina, y sin importar la marca o el modelo de la cerradura. Esto no se limita a puertas o ventanas, sino que incluye por supuesto las cerraduras de los coches y también las cajas fuertes.

¿Qué tipos de trabajos son lo que pueden realizar? Por supuesto que se ocupan de cualquier tipo de cerradura, como cerrajeros picassent que realiza cualquier cambio de bombillo o de cerradura no importa el tipo, pueden ser cerraduras embutidas, cerraduras solapadas, de tres puntos o de cinco puntos de anclaje, electro cerraduras, incluso cerraduras digitales o cerraduras de borjas o gorjas, bombillos de perfil suizo, de perfil europeo, bombillos de pompa, de corona de dientes, de leva corta, de leva larga, y por supuesto la lista sigue.

¿En qué casos es necesario cambiar la cerradura? Por supuesto en caso de robo o de pérdida de la llave, ya que no sabemos en qué manos pueden caer. Pero también cuando se tienen nuevo inquilinos en un piso, o hemos comprado un piso de segunda mano, o cuando simplemente queremos garantías de que somos los únicos que tenemos acceso a esa vivienda.

Y el tema del acceso a la vivienda nos lleva a hablar del bumping. ¿Has oído hablar de él?

Cerrajeros xirivella nos cuenta que desde hace poco tiempo se ha instaurado este nuevo método de robo en España, que se llama bumping y que no es desconocido para los cerrajeros. Se trata de un método de apertura por percusión, logrando abrir las puertas con unas llaves especiales de bumping y un pequeño martillo de goma que sirve para golpear la llave. Ambos se pueden adquirir por internet muy fácilmente, y con este sistema logran abrir la puerta en poco tiempo y casi sin hacer casi ruido, por lo que difícil que algún vecino oiga algo y pueda alertar a la policía.

Los especialistas en bumping operan con un sistema que les permite entrar a varios pisos de un mismo bloque, valiéndose de la rapidez y de la falta de ruido del sistema. Y lo que es peor: al dar el parte al seguro, puede haber problemas porque la puerta no aparece como efectivamente dañada Los cerrajeros alacuas disponen de una cerradura alternativa que es importante para estos casos, y son los bombillos antibumping, en los que no es necesario cambiar toda la cerradura sino solamente el bombillo y las llaves en caso de hurto.

Pero como siempre es mejor prevenir que curar, hay que tomar muchas precauciones antes de dejar la casa sola, ya sea en vacaciones o durante los fines de semana.  

A continuación os dejamos algunos consejos útiles para la seguridad en nuestro hogar:

  • no dejar que el buzón se nos llene; si vamos a estar fuera mucho tiempo, lo ideal es pedirle a un vecino o un familiar que recoja el correo, porque un buzón lleno es sinónimo de casa vacía;
  • dejar el felpudo fuera, porque entrarlo o enrollarlo es otro indicador de que no hay nadie en la casa;  
  • colocar automatismos en la luz de manera que estas se enciendan un cierto tiempo durante la noche; de este modo parece que hay alguien en casa;
  • Instalar una alarma;
  • Instalar una segunda cerradura con llave tipo fac, que refuerza la puerta y disminuye el riesgo de robo (siempre es más difícil abrir dos cerraduras que una sola);
  • es recomendable instalar un escudo protector de bombillo, que es una pieza redonda o rectangular que cubre el bombillo por la parte exterior, e impide que se manipule el bombillo y la cerradura;
  • instalar un cerrojo de superficie de tipo Fac que ahuyenta a los ladrones porque saben que se trata de un tipo de cerraduras muchos más difícil de forzar.