Uno de los grandes dilemas que tienen muchos modelos económicos de los gobiernos es en relación a la privatización de algunas empresas y organizaciones que por lo general suelen ser de propiedad pública.

Esto es lo que está sucediendo en la ciudad de Madrid, donde de 34 hospitales que forman la red de salud, 10 están en manos privadas y mixtas por mecanismos de contratos de administración.

Esto le permite al gobierno regional olvidarse de algunos problemas para poder enfocar sus esfuerzos en otros. Sin embargo los resultados no son positivos.

¿Qué está pasando?

El gasto sanitario ha bajado significativamente, lo que ha hecho que la calidad en el servicio  médico haya disminuido en los últimos años, especialmente en el área de la atención primaria, solo llegando al 10,9% en este año 2019.

Ante el pésimo servicio que se presta muchos madrileños han tomado la costosa decisión de tener seguro médico propio para no depender del sistema público a la hora de una emergencia.  Los números indican que más del 38% cuentan con uno, a diferencia del 19% en todo el país.

Los empleos en el sector tampoco se han incrementado debido a los bajos salarios que se están percibiendo en la actualidad. El presupuesto es realmente nulo y no permite cubrir tantos puestos de trabajo.

Observatorio Madrileño de Salud ha señalado que se han perdido aproximadamente más de 4.100 profesionales y más del tercio de la actualidad son temporales. Muchos están trabajando en condiciones muy complejas y llegando hasta las 37 horas semanales, una auténtica locura.

¿Qué dicen los pacientes?

Los primeros afectados son los pacientes que acuden a los hospitales para recibir un tratamiento de calidad, independientemente del problema que tenga, al menos la atención primaria.

Las cifras indican que para el año pasado más de un 47% de los pacientes señalaron que fueron atendidos en menos de dos días hábiles, mientras que un 14% en los siguientes seis días. En totalidad más del 80% de las personas emitió una valoración positiva de la atención primaria en los hospitales de Madrid.

De esta manera podemos ver que los problemas más sencillos aún se están resolviendo. Sin embargo cuando llegan a temas más complejos es donde vienen los inconvenientes.

Menos camas

En toda la legislación de Madrid apenas existen 793 camas en el sistema de salud pública de la capital, dejando en una lista a más de 500.000 personas. Esto es mayor problema que tiene el gobierno regional, se debe incrementar el presupuesto para poder brindar más camas a la comunidad.

Posibles soluciones

Muchos organismos oficiales les han pedido a los candidatos políticos que le echen un vistazo a los contractos colectivos y de privatización y que si es necesario puedan les quiten las concesiones a las administradoras que no están haciendo un buen trabajo.