Las disputas políticas que hay en nuestro país en ocasiones dejan casos bochornosos que no vale la pena comentar. Es muy conocido lo que dijo el Presidente Pedro Sánchez hacia el líder del partido Ciudadanos Albert Rivera.

¿Qué fue lo que sucedió?

El gobierno español decidió hacer una exhumación del dictador Franco del Valle de los Caídos, para hacer honor a los verdaderos históricos. Ante esto Rivera señaló que no le importa el pasado porque nació en democracia, algo que no gustó a nadie.

Sin duda alguna que es una afirmación que ha hecho mucho ruido tanto en los medios de comunicación  como en la población en general. ¿Cómo es posible que un político no se pronuncie ante una persona fallecida que generó tanta miseria en su propio país?

El Jefe del Gobierno español se ha mostrado muy complacido por todas las muestras de agradecimiento que ha mostrado la población en general, sin duda alguna que Franco no merecía estar en un lugar tan emblemático.

Para el socialista es un momento histórico desde todo punto de vista

Sanchez anuncia grandes cambios

El gobierno ha hecho esto como una forma de honrar a todos los muertos que perecieron durante la trayectoria del dictador español, quien estuvo por más de 40 años en el poder y en el que se cometieron actos infames.

Las víctimas del franquismo merecen algo mejor y Sánchez ha prometido trabajar para honrar su memoria.

Por su parte no se ha olvidado de la situación en Cataluña, donde le mandó un mensaje a Torra ya que ha intentado comunicarse con él telefónicamente para conversar sobre lo sucedido en los últimos días en su territorio, así como tener puntos en común sobre la soberanía e independencia de esa Comunidad Autónoma.

La respuesta del presidente en funciones es No, además que lo instó a hacer las paces y dialogar con los demás líderes catalanes para sacar al territorio del caos que reina en estos momentos.

Quedan muchas dudas sobre lo que sucederá luego del 10 de noviembre si resulta electo Pedro Sánchez. Las relaciones entre el gobierno y Cataluña no son nada buenas, ahora menos luego de la decisión del Tribunal Supremo. Sin duda alguna que esto debe resolverse por el bien de la población.

A pesar de que el socialista se muestra muy abierto ante diferentes políticas que hay en el país, nunca ha tolerado ni avalado el afán de la gobernación catalana de independizarse, una idea que está en su población desde hace cientos de años.

Todo parece indicar que no importa quién esté en el poder siempre lo tendrán en la memoria. Esperemos que España y la comunidad catalana puedan reunirse en buenos términos para llegar a un acuerdo común. De no ser así podría haber una nueva crisis económica que afectará a todo el país en general. ¡Nadie quiere vivir esto otra vez!