Esta es la conclusión a las que se ha llegado tras ver el último informe de algunas instituciones que velan por el futuro laboral de la capital. Y es que, han detectado unos datos que son tan fríos como deseperanzadores. Desde el año 2009 la inversión en formación para os mayores de 25 años se ha visto reducido de manera drástica.

Por poner los números negro sobre blanco hay que decir que la inversión en ese año 2009 fue de 50 millones de euros aproximadamente. Una inversión que no solo incluía planes de formación sino todo lo que tenía que ver con infraestructuras, profesorado y salidas profesionales posteriores. Sin embargo, seguramente como consecuencia de los recortes que se han llevado a cabo en la comunidad, esta inversión ahora es de tan solo 34 millones de euros. Una cantidad que es a todas luces insuficiente si se tiene en cuenta lo que supone el paro de personas de avanzada edad.

El paro en esa franja de edad no desaparecerá

Por mucho que se quieran ver las cosas de otro color, lo cierto y verdad es que esta falta de recursos sol hará que las personas que no tienen formación y que ya superan los 25 años, sigan sin tenerla. Una falta de formación que hará que no puedan optar a un puesto de trabajo cualificado lo que hará que las listas del paro se engrosen. ¿Dónde está la solución? En una mayor inversión pero si esta no se lleva a cabo este ciclo se repetirá como si de un bucle se tratase sin encontrar solución alguna.

Un problema que tendrán que atajar cuanto antes ya que no todos los parados tienen formación ni posibilidades de acceder a ella debido a la falta de recursos que tienen por estar, precisamente, en el paro.