De acuerdo a declaraciones ofrecidas por el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, la Inspección de Trabajo ha consignado a la Fiscalía, el acta de inspección levantada al Metro de Madrid, donde se impone una sanción de 191.000 euros por el incumplimiento en la adopción de medidas de seguridad y salud para evitar la exposición de amianto a sus trabajadores.

El procedimiento administrativo se ha llevado a instancias de la Fiscalía, con el fin de que realice la investigación correspondiente y pueda determinar si existe algún tipo de responsabilidad civil o penal. En este sentido, la presentación de alegaciones en contra del acta de infracción por parte del Metro, queda condicionada al pronunciamiento y apertura de diligencias que realice ese organismo judicial.

El amianto es un material altamente tóxico en caso de manipulación e inhalación. En España fue totalmente prohibido su uso y comercialización desde el año 2001.

Según un informe elaborado por el propio suburbano y enviado a la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, la compañía pública tenía conocimiento desde hace 15 años, sobre el contenido de amianto en la primera serie de 115 trenes, que varios de estos casos aún continúan transitando en las líneas 1, 6 y 9 del subterráneo de Madrid.

No obstante, en aquel entonces no consideraron necesario adoptar medidas de seguridad que ahora si son exigidas por la Inspección de Trabajo.

La Inspección de Trabajo denuncia ante la Fiscalía la falta de seguridad laboral el amianto

A raíz de confirmarse en el 2017 el primer caso de un trabajador enfermo de cáncer de pulmón y por la prolongada exposición de amianto en los talleres de Canillejas, calificada como enfermedad profesional por el Instituto de Seguridad Social, se comenzó a reforzar las medidas para evitar la exposición de ese elemento en el Metro de Madrid. Igualmente están estudiando dos casos más, de operarios que presentan el mismo padecimiento.

Con relación a esta situación, el Sindicato de Maquinista han propuesto condicionar la convocatoria de paro pautada para los días 9, 13 y 15 de marzo, por la mala gestión en cuanto a la presencia de este material cancerígeno en el suburbano, sí Carabante se hace responsable mediante la firma de un documento en donde garantice que los usuarios y trabajadores no están expuestos al amianto.

El consejero delegado ha admitido que el lote de trenes modelo 5000 vendidos a Argentina en el año 2011, tienen en su interior amianto encapsulado y que tras las revisiones realizadas a los trenes por los técnicos de ese país suramericano, se dio conformidad a la compra. Por ahora, la compañía argentina ha decidido retirar de circulación los trenes como medida de prevención.