Padres y madres sabemos que uno de los trámites que se realiza en el Registro Civil es el de registrar los nacimientos de nuestros hijos, y también para registrar los matrimonios civiles. Pero hay muchos más trámites que se realizan en este registro, tanto para los ciudadanos españoles, como para los ciudadanos extranjeros.

El Registro Civil es un servicio público que se encarga de dejar constancia de hechos y actos relativos al estado civil de las personas físicas, así como otros muchos que las leyes le encomiendan: los nacidos, la filiación, el nombre y apellido de las personas, su fallecimientos, los matrimonios, las guardas, la patria postestad, las emancipaciones, las nacionalizaciones y el registro de profesionales.

Nacimiento de los registros civiles

Podemos hablar del nacimiento de los registros civiles cuando los pueblos comienzan a realizar censos de sus ciudadanos, normalmente para registrar los impuestos que se les cobraban. Así, en la antigua Roma ya hay constancia de estos datos censales. En el siglo II se implantan las primeras normas sobre filiación y se decreta la obligación de los padres de regristrar los nacimientos de sus hijos.

Con la expansión del catolicismo en la Europa medieval, la Iglesia Católica toma el control de los bautismos de los neonatos, así como los matrimonios. Así, a mediados del siglo XIV en Francia e Italia se encuentran las primeras partidas de nacimiento y matrimonio.

Los primeros registros civiles como tales, fuera del control eclesiástico se encuentran a finales del siglo XVIII y principios del XIX, en Francia y muy pronto se extienden a todo el mundo. En España, el primer Registro Civil se creó solamente para medianas y grandes poblaciones en enero de 1841, cuando se llevaron a cabo las primeras anotaciones y fue sustituido por un nuevo sistema, aún vigente, que empezó a funcionar en enero de 1871.

En el año 1957 se creó la primera ley explícita para los Registros Civiles y se encargó al Ministerio de Justicia que supervisara esta institución. A partir de esa fecha se organizó la institución del Registro, de manera que pudieran existir diferentes oficinas a nivel nacional, de manera que se hizo accesible a los ciudadanos de cada región. Se crearon, en definitiva, los Registros Civiles Municipales.

Cuántas oficinas del Registro Civil hay en España

La Ley actual establece tres tipos de registros, en donde destacan los Municipales, de los cuales debe haber al menos uno por término municipal (en pequeñas poblaciones suele ubicarse en la cabeza del partido judicial de la zona). Los Registros Civiles Consulares son los que llevan a cabo este tipo de anotaciones registrales en el extranjero. Finalmente, se encuentra el Registro Civil Central, que recibe las inscripciones de los consulares.

El Registro Civil de Madrid se encuentra en la Calle Pradillo nº46 y ofrece dos teléfonos directos para las inscripciones de nacimiento y de nacionalidad. En su página web, registrocivilmadrid.org, encontraremos toda esta información, así como la localización de todos los registros civiles de la Comunidad Autónoma.

Para qué sirve el Registro Civil

Actualmente, el Registro Civil depende del Ministerio de Justicia y su utilidad es la de probar ante cualquier persona u organismo la fecha de nacimiento, estado civil, etc. Asimismo, también se puede registrar la fecha con la que se obtiene la nacionalidad española, una vez se ha resuelto el expediente de nacionalidad de manera positiva para una persona.

Sus documentos tienen la característica de ser probatorios y definitivos, pues se entiende que constituyen la demostración de la inscripción oficial en el mismo.

Es importante que ciudadano sepa que para todos los trámites de matrimonios, nacimientos y defunciones, hay que acudir a la ciudad en donde ocurren. Para los relacionados con cambios de nombre, adopciones o cambio de sexo, allí en donde ocurre.

Certificaciones que expide

El Registro Civil puede emitir partidas de nacimiento, que son el documento más solicitado en España, dado que es necesario para todos los trámites que requieren comprobar los datos de cualquier persona. Todas las familias españolas están obligadas a inscribir todos los nacimientos de sus hijos para que tengan la nacionalidad española y que ella se pueda acreditar. El Registro Civil emite, así mismo, los Libros de Familia que acreditan padres y madres, e hijos de cada familia.

Otras certificaciones habituales son la partida o certificado de matrimonio y también, una pareja que quiera unirse en matrimonio debe iniciar el trámite en el Registro Civil que les permita efectuar la celebración. También emite las partidas de defunción, que certifica legalmente un fallecimiento.

Asimismo, la nacionalidad española puede ser adquirida por los ciudadanos que residan en España y que cumplan con los requisitos que exige la ley, entre otros, haber residido en el país durante un tiempo determinado y es necesario presentarse en el registro para entregar la documentación personal y que acredita su residencia, por lo general, de un mínimo de 10 años.