Las empresas llaman a la puerta de equipos como YMANT para dar con las mejores soluciones informáticas ahorrando dinero.

Tiempos difíciles requieren medidas drásticas. El ahorro es la prioridad para muchos negocios que están afrontando severas complicaciones en los tiempos que corren. Tiempos marcados por la crisis que ha causado una pandemia con la que nadie contaba, pero con la que todos tenemos que convivir.

Precisamente buscando el ahorro, y porque se está volviendo tan necesario como aconsejable, es cuando resulta ideal recurrir a la externalización de servicios informáticos. Los negocios están descubriendo que es una opción más barata, pero a la vez más efectiva que la contratación tradicional.

Hasta ahora, lo habitual en una empresa era contar con un pequeño equipo dedicado a sus necesidades informáticas. Una parte del personal destinada a solventar cualquier problema con los equipos, a instalar el software necesario o a reforzar la seguridad informática del negocio.

Vía que resultaba viable, pero que dista mucho de ofrecer las bondades y ventajas que presenta la externalización al contar con firmas como YMANT. Este equipo, precisamente, ofrece una cobertura absoluta de todos los servicios informáticos habituales en una empresa.

Lo mejor es que están presentes en toda España y en las zonas más destacadas de Francia y Portugal, lo que les ayuda a cubrir fácilmente una de las prioridades que se tienen que cumplir al externalizar: buscar un equipo de mantenimiento informático cerca de ti.

Resulta curioso que se esté dando este cambio en este mismo año; pero la necesidad de contar con servicios digitales, combinada con la búsqueda del máximo ahorro, es la que empuja a ello. Además, estos equipos ofrecen ventajas que van más allá de tener que invertir menos dinero.

Las ventajas de la externalización de servicios informáticos

En tiempos de COVID, lo que ofrecen equipos como YMANT es una fórmula que resulta perfecta para cualquier empresa. Dan un servicio informático integral, contando con el mejor personal, el mejor equipo y los mejores recursos para ello. De hecho, garantizan las soluciones más satisfactorias y eficientes a sus clientes.

Uno de los aspectos que cubren resulta especialmente interesante para las empresas. Al contratar a personal para que se sume a la plantilla, la compañía tiene no solo que encargarse de sus contrataciones, también tiene que comprar tanto el equipo como el software para que puedan trabajar. Al externalizar, esto no es necesario.

Además, la gran ventaja de la externalización radica en que permite al negocio centrarse por completo en su actividad. No tiene que preocuparse de problemas informáticos, de ataques ni de cualquier otro aspecto ligado a la tecnología. Ya cuenta con los servicios de un equipo externo que se encargará de satisfacer sus necesidades en todo momento.

Y es que, volviendo al caso de YMANT, una empresa de mantenimiento informático como esta es capaz de ofrecer desde renting de ordenadores hasta la instalación de soluciones móviles, renovación de software, implantación de tecnología en la nube y otras muchas opciones derivadas del outsourcing informático.

Todo eso, con un equipo de coordinadores, técnicos y asesores que está disponible las 24 horas del día, que ofrece un trato cercano y profesional. Todo, con una plantilla multidisciplinar que acumula una amplia experiencia y que sabe perfectamente cómo actuar en todo momento.

Gestionan toda la infraestructura de cada cliente y atienden todas y cada una de las incidencias informáticas que este pueda tener. En definitiva, se encargan de que las empresas con las que trabajan no tengan ni un solo inconveniente y puedan centrarse en seguir adelante y, sobre todo, mejorar y crecer.

Algo que resulta especialmente curioso porque, además de todo eso, al final la externalización también lleva al ahorro. Se reducen gastos para ganar no solo en beneficios, sino también en optimización y en rendimiento.