Una nueva creación de nuevas áreas caninas para el 2108 ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid, sin embargo, su distribución no es para nada equitativa.

21 nuevos espacios para perros van a ser distribuidos en 14 distritos, es lo que ha anunciado el Ayuntamiento, pero al parecer la distribución no guarda relación con los requerimientos de cada una de las zonas si se considera la proporción de perros por superficie canina.

Resulta contradictorio ver como el distrito Chamartín es el que más necesidad tiene de áreas caninas y en la mencionada distribución no está incluido, tampoco incluyen a San Blas y Canillejas, otro barrio que no cuenta con suficientes áreas. En contraposición, los distritos de Moratalaz y Vicálvaro que están entre los que tienen mejor ratio de perros por metro cuadrado de espacio para estos, contará con 3 nuevos espacios en la distribución.

Los nuevos espacios estarán dotados de puerta de acceso y vallado, algunos dispondrán de bebederos, bancos, papeleras y circuitos de ejercicios para perros. En cuanto a las áreas existentes, 127 de ellas son usadas como “pipican”, las demás son para entretenimiento y del total, son 17 las que poseen áreas de juego.

parque canino en Madrid

Chamartín con 12.000 perros censados, es el barrio peor dotado de todos, ya que solo cuenta con una sola área canina de 165 metros cuadrados a todas luces insuficiente, le siguen el distrito Centro con una media de 48 canes por metro cuadrado y solo 3 espacios, siguiéndoles los barrios de San Blas, Salamanca y Chamberí.

Caso contrario es el de Barajas, donde la media es de menos de un perro por metro cuadrado y con dos espacios caninos para cada uno.

De acuerdo al censo del pasado 4 de Julio, Puente de Vallecas es el distrito con la mayor cantidad de perros, más de 23.000,  seguido de Carabanchel y el barrio de la Latina, mientras que los que menos tienen son Barajas y Vicálvaro, ésta ultima de hecho cuenta con 13 áreas caninas y algo más de 5.000 perros. Situaciones como estas llevan a concluir que ciertamente no existe una distribución equitativa de estos espacios en Madrid.

La lógica supone la ubicación de más áreas caninas en los distritos donde hay mayor cantidad de perros, señala la Presidenta de FAPAM, Mati Cubillo, sin embargo, lo que se aplica es la conveniencia por la disponibilidad de suelo.

Por su parte, los vecinos observan con preocupación como la falta de estos espacios contribuye con la suciedad de las calles, a lo que se une la actitud poco civilizada de los ciudadanos que necesitan sacar a sus perros pero dejan sus excrementos por todos lados.

El gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento es consciente de la mala distribución de los espacios y contemplan en su plan estratégico de zonas verdes y arbolado mejorar la necesidad de áreas caninas con el censo de perros.