Más del 30% de la población tendrá más de 65 años en 2060 ¿Cómo aprovechar al máximo de la longevidad?

España se presenta como uno de los países con esperanza de vida más alta dentro de la Unión Europea y en los últimos años las cifras indican que se duplicó el número de personas mayores a 60 años, pero ¿a qué se debe este incremento? El envejecimiento de la población se explica por un lado por la baja tasa de natalidad y por el otro, debido al aumento en la esperanza de vida resultado de los avances en la medicina y en la calidad de vida que se han producido en las últimas décadas.

Dentro este panorama social, la provincia de Granada es una de las más longevas poblacionalmente. Detallaremos a continuación qué recomiendan los especialistas y cuál es la mejor alternativa para el cuidado de mayores en Granada.

Salud física y mental

La expectativa de vida de las mujeres españolas es de 85 años, mientras que de los hombres es de 80. Sin embargo, con el paso del tiempo la calidad de la misma disminuye y hay que tener en cuenta cuidados específicos para poder disfrutar de la tercera edad sin complicaciones graves.

Es importante la buena alimentación y la incorporación de la actividad física a la rutina diaria para mantenerse activo. Desde caminar 10 minutos por día, hasta ordenar la casa o hacer jardinería pueden ser tareas que prolonguen el bienestar y la salud de los mayores. Por otra parte, el buen descanso, la vida social, los paseos y entretenimientos como leer, ver películas o realizar crucigramas, son herramientas que ralentizan el paso del tiempo y el envejecimiento de la mente.

Evitar la hospitalización

En los hospitales más de la mitad de los internados son personas mayores y muchos de estos centros no están equipados con las comodidades suficientes para la movilidad de dichos pacientes. Sumado a ello, el simple hecho de permanecer por un tiempo prolongado en un hospital puede generar complicaciones tales como confusión, desorientación, falta de sueño, depresión, úlceras o pérdidas del tejido muscular. En muchos casos, las personas mayores hospitalizadas suelen disminuir la capacidad de cuidado sobre sí mismos y es allí donde comienza el deterioro de la salud.

El balance perfecto

Un recurso para evitar la hospitalización es comenzar con ayuda temprana a los adultos mayores. Existen servicios a domicilio que brindan compañía, cuidado, atención y tiempo, lo que resulta tan importante pero que en el día a día y con los compromisos laborales puede escasear entre familiares o amigos de los ancianos.

Muchos son los beneficios de este tipo de servicios a domicilio, pero el más importante y trascendente es el simple hecho de que el adulto mayor se encuentre en su hogar, acompañado cálidamente por un profesional que está a su disposición ya sea para una charla, para ayudar a su movilidad, para el aseo personal o de la casa o simplemente, para realizar comidas ricas y variadas cumpliendo con la dieta específica de cada paciente.

El servicio de cuidado de mayores brinda paz, tranquilidad y bienestar no sólo al adulto mayor sino también a su familia. Es la mejor opción para el cuidado y la ralentización del envejecimiento, proporcionando no sólo compañía sino también sesiones de rehabilitación en caso de que el paciente lo necesite, limpieza y orden del hogar y personal, cambios de ropa y/o pañal, cuidado especial a la hora de movilizar a la persona o acompañarlo a un paseo, siempre teniendo en cuenta la condición de cada individuo.

Tomar la decisión de recurrir a este tipo de ayuda puede ser un antes y después en la vida de tu familiar. Con el acompañamiento a tiempo y adaptado a cada necesidad, puede dar un salto de calidad y mejorarse rotundamente el día a día del paciente. Expertos en enfermería o geriatría dispuestos a trabajar en el domicilio del adulto mayor para lograr un ambiente cálido y acogedor.

¿Cómo repercute el entorno en el envejecimiento saludable?

Es importante destacar los factores del contexto social, comunitario y hogareño que repercuten en la calidad de vida de las personas mayores. Fomentar el vínculo entre ancianos y sus comunidades con el fin de retroalimentarse, desde la transmisión de experiencia y conocimiento hasta la participación de voluntariados para contribuir en la inclusión de los adultos mayores en actividades sociales. Por otra parte, es necesario educar desde pequeños a los niños con los valores del respeto e integración a las personas de tercera edad.

Como mencionamos, es posible disfrutar de la última etapa de la vida. Existen servicios de todo tipo de acuerdo a cada necesidad, es por ello que recomendamos ocuparse y explorar los distintos tipos de cuidado de mayores. Es importante no dejar pasar el tiempo, el momento: ¡es ahora!