Como ya es tradición, en la madrugada de este martes Valencia despidió el Festival de Fallas 2018 con la “Cremà” de 700 monumentos.

Los embates del clima no resultaron suficientes para evitar que se cumpliera con esperada “Cremà” que año tras año convierte en cenizas variedad de monumentos que simbolizan las Fallas de la ciudad.

Una de las Fallas más representativas de esta Cremà es la del Ayuntamiento, tanto es así, que la elaboración del monumento llamado “Equilibrio Universal” que midió cerca de los 30 metros fue una de las más innovadoras que se ha visto hasta ahora y estuvo a cargo de nada menos que Okuda San Miguel, una importante figura del arte urbano.

Y no solo destacó por la creatividad y colorido, también por los materiales de fabricación poco contaminantes, por tal razón este monumento que por tradición es el último en quemarse estuvo en combustión alrededor de una hora.

Como parte de las novedades de las Fallas 2018, destaca que el encendido del fuego estuvo a cargo de Reyes Martí, la Reina de la Pirotecnia en Valencia, la primera mujer en dar el inicio al espectáculo.

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia prepara el dispositivo de la Cremà

Las fallas infantiles han sido las primeras en ser devoradas por el fuego, la que obtuvo el premio de la sección especial se prendió en fuego a las 22:30, seguida de la falla infantil municipal a las 23:00; a la media noche tocó el turno a las fallas de Valencia, todas menos la ganadora de la sección especial.

Durante la Cremà desfilaron los monumentos de algunas autoridades, Juan Carlos Moragués, Ximo Puig y Joan Ribó.

Esta celebración Valenciana fue nombrada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y no ha escatimado para hacer la quema de 770 monumentos valorados en 6,7 millones de euros; por otra parte el despliegue de seguridad y los planes de evacuación mejorados han sido todo un éxito, se evidenció en todo momento mucha presencia de agentes de la policía, se controlaron los accesos al subterráneo en las horas de mayor afluencia y los bomberos se mantuvieron alerta ante cualquier posible incidente.

Las Fallas 2018 se realizaron cumpliendo con las expectativas en cuanto a la presencia de turistas en la ciudad y con una ocupación hostelera que superó el 90%.

Gracias al estado de vigilancia constante de la autoridades y bomberos, se acudió de forma inmediata a atender un incidente que no pasó a mayores y no dejó ningún herido, por lo que la ambulancia se retiró sin necesidad de atender a ninguna persona; el hecho se relaciona con la carcasa del castillo que estalló momentos previos a la Cremà a poca altura alrededor de varios falleros.