La Comunidad de Madrid tiene nuevo consejero de Transportes, se trata de Ángel Garrido del partido Ciudadanos, cuya candidatura se barajó en los últimos días. Ignacio Aguado, futuro vicepresidente regional y líder de la formación naranja recientemente había dicho que Garrido era una persona “moderada y liberal” que él deseaba tenerlo cerca por su experiencia laboral.

Antes de las anteriores elecciones autonómicas Garrido había dejado al Partido Popular para integrar al partido Ciudadanos, convirtiéndose ya en una persona de confianza para Aguado quien se unió a la Ejecutiva nacional de dicha agrupación. Por cierto que los dos asistirán a los actos de la festividad de la Virgen de la Paloma.

Para el martes está previsto que el nuevo Ejecutivo autonómico tome posesión del cargo, después que asuma Isabel Díaz Ayuso la presidenta electa.

Esta manifestó el miércoles que no adoptaría veto alguno a los consejeros presentados por Ciudadanos, al ser consultada precisamente si la tolda naranja postulara a Garrido como consejero. A sus efectos, ambos coincidirán en las reuniones del Consejo de Gobierno de la nueva cámara.

Una de sus competencias es el control del Metro de la ciudad, por ello entre los proyectos que tiene previsto el Ejecutivo regional está el de extender la línea 3 del Metro de Madrid permitiendo la conexión de la capital con la línea 12 (Metro Sur); así como la obra del intercambiador de Conde de Casalpara que conectará con la Línea 11 en Plaza Elíptica.

En la campaña electoral, el grupo de Ciudadanos se había comprometido a mejorar el servicio del suburbano y promover que este trabajara durante 24 horas los fines de semana.

Por su parte, Ayuso enfatizó en su discurso de investidura que el Ejecutivo deseaba instaurar que sea gratis el transporte para las personas mayores de 65 años de la zona. Acción que podría beneficiar a 1.126.000 de madrileños.

Ángel Garrido futuro consejero de Transportes estuvo al frente de la Comunidad de Madrid cuando se dio la huelga de 16 días de los taxistas que demandaban una regulación de la actividad VTC.

Garrido se aventuró por entonces a una regulación consensuada que alcanzaría la convivencia armónica de los dos sectores y se resistió a plegarse a los reclamos de los choferes, al pensar que el plan de fijar un tiempo mínimo de recontratación (se planteó una hora) buscaba arruinar a la VTC.

En abril el ex presidente regional afirmó que cuando notificó sobre su traslado a la formación naranja de  Ciudadanos, lo hacía “por convicción”, pues comprendió que era el partido que representaba mejor los valores del eje político, a pesar que en las filas de los populares tenía una situación “más cómoda”, pues formaba parte de las listas que aspiraban al Parlamento europeo.