A sus 40 años, el suizo busca un punto y final glorioso, acorde a su trayectoria

VENEZUELA – El nuevo informe, redactado por el periodista venezolano Tomás Elías González Benítezanaliza, en profundidad, la trayectoria profesional de Roger Federer, a sus 40 años recién cumplidos.

Los comienzos de Roger Federer

2 de julio de 2001. Octavos de final en Wimbledon. Pete Sampras está en la cancha, que ya le ha visto triunfar siete veces. Tiene el servicio disponible y se enfrenta a un punto de partido, en el quinto set. Frente a él hay un suizo de 19 años, que desde hace tres horas y media maravilla el torneo más famoso del mundo. Su nombre es Roger Federer. Su primera victoria llegaría en Milán, en 2001. El joven Federer es voluble, rompe las raquetas y se queja a menudo. La victoria, ante Pete Sampras, en Wimbledon supuso un punto de inflexión en su carrera.

El dominio de Roger Federer

Todos los campeones del pasado tenían un punto débil en el que el oponente podía aferrarse. Pero no es el caso de Roger Federer. Tan poderoso en sus golpes como grácil en sus movimientos. Federer, entre 2003 y 2007: el número uno del ranking ganado en febrero de 2004, cuatro Finales ATP (2003, 2005, 2006, 2007), cuatro Wimbledons (2004, 2005, 2006, 2007) , cuatro Us Open (2004, 2005, 2006, 2007) y tres Australian Open (2004, 2006, 2007). Rafael Nadal es el único que lo puede detener. La rivalidad que surge es radical, emocionante e icónica. Una comparativa de estilos que crea imaginación y encanto en el público y que, a menudo, ve al español salir vencedor. Nadal es el único oponente contra el que Federer se siente vulnerable.

La pérdida del inmejorable

Nadal ganó Wimbledon 2008. El fuerte inexpugnable. El lugar donde Federer ha ganado 41 partidos consecutivos. Este partido supone un giro en la historia. El aura de invicto se ha derrumbado definitivamente y Federer tiene que lidiar con la derrota incluso en sus pistas. En 2009, gana finalmente Roland Garros y regresa al número uno del mundo, pero ya no domina. Con él ahora no solo está Nadal sino también Andy Murray y Novak Djokovic. En 2011 Federer no ganó Grand Slam, la primera vez desde 2003.

Accidentes y querer mejorar de nuevo

La peor temporada, en una década, llega en 2013. Consiguió un solo título en Halle, debido a sus lesiones en la espalda. Cambia la raqueta y ficha a Stefan Edberg. Su juego pronto se vuelve más urgente y ofensivo. Vuelven los títulos: en 2014, Dubai, Halle, Cincinnati, Shanghái y Basilea. En 2015, Brisbane, Dubai, Estambul, Halle, Cincinnati y Basilea; y segundo en la clasificación ATP pero no hay éxito en los Grand Slams. Esta vez, Novak Djokovic le bloquea el paso. En 2016, solo llega a dos semifinales y sus problemas físicos se intensifican. A los 35 años, Federer decide dejar de jugar durante seis meses.

La búsqueda de un final perfecto

Federer está a solo un punto de su noveno título de Wimbledon y, posiblemente, el final perfecto de su carrera. Todo parece ya escrito en esa edición de Wimbledon 2019. Uno tras otro, los puntos se desvanecen. Cuando se trata del tie-break 12-12, todo el mundo sabe que el final feliz no llegará esta vez. Ese final feliz que en cambio había llegado inesperadamente dos años antes, en 2017. Detenido durante seis meses debido a una lesión, Federer llega al Abierto de Australia con incertidumbre. Ocho años después de la última vez, Federer está de vuelta en la final de Melbourne. De nuevo contra Nadal. La victoria de Federer representa el 18º Grand Slam. Es un verdadero renacimiento a los 35 años y medio. El clic psicológico se traduce en cinco victorias consecutivas. Seis meses después, vence su octavo Wimbledon. La estela de tanto entusiasmo trae otros tres resultados: el vigésimo Grand Slam, el regreso al número uno del mundo y el título de ATP n. 100. Ahora todo está ahí, solo falta el final perfecto.