El toro de lidia es el espécimen macho de una heterogénea población bovina criada como elemento cultural español.

Toro de lidia

Por mucho tiempo, el toro ha sido un símbolo de nuestro país, por las prácticas culturales que se llevan a cabo en diversas regiones de España, así como por su belleza y carácter hispano que tanto nos identifica. El toro de lidia, o toro bravo, es una raza de toro importada de países como Portugal y Francia para su crianza en tierras españolas. La diversidad ecológica de nuestras tierras y el bien cuidado de los criadores logran desarrollar el buen crecimiento del animal y lo sitúa como una de las razas más bellas y queridas de España.

Su existencia, un don de la naturaleza

Los toros de lidia no existirían si no fuera por los criadores españoles, que los cuidan y velan por su buen crecimiento, mimándoles y dándoles todo cuanto necesitan. Representan la fuerza y la resistencia, y eso gracias a la calidad del cuidado de los criadores, que hacen todo lo posible para proporcionarles un entorno y una alimentación de calidad. Muchos son los espectáculos taurinos que luego cuentan con esta bella raza de toros, procurando que su cuerpo se adecue a la belleza de los movimientos del arte.

Los animales propios a la cultura española

Si bien el toro se lleva casi todo el protagonismo de la cultura española, no podemos obviar otros como el caballo percheron, que participa también en acontecimientos culturales como desfiles, eventos taurinos o eventos regionales culturales. Suele jugarse con la comunicación del toro bravo y el caballo, pues la relación entre ambos representa elementos de la sociedad humana tales como la emoción y la agilidad. Por su parte, el caballo andaluz es uno de los más representativos, pues se trata de una de las únicas razas puramente españolas.

Finalmente, cabe decir que la belleza de la cultura española es reflejada por estos animales que ya son asimilados a nuestro país. Debemos admirarlos y respetarlos, pues en cierto modo nos representan. Es lógico, por lo tanto, que continuemos criándolos y fomentemos su cuidado. Debemos perpetuar la cultura española, mostrando nuestro orgullo por estas razas tan puras y tan nuestras.