La Audiencia Provincial de Madrid ratificó la anulación de las “cláusulas suelo” por estimarlas abusivas y sancionó a los bancos a reintegrar los importes injustamente cobrados por dicho concepto desde la refrenda de la hipoteca, más sus intereses.

Tras una macro demanda promovida en contra de unas 40 entidades, la asociación de consumidores Adicae logró que le sean devueltas las sumas de dinero percibidas de manera ilegal desde que se dio inicio a la negociación, siendo la retroactividad total, ya que anteriormente era insuficiente e incompleta la estipulada por el Alto Tribunal en 2016 que se limitaba a cuatro años.

El dictamen se basa en la transparencia y  protegerá a todos los consumidores. Aunque la medida puede ser apelada ante la Sala Primera del Tribunal Supremo durante los 20 días consecutivos a su aviso, Adicae aspira que los bancos no recurran a este trámite.

Cabe destacar que el caso de las cláusulas suelo tenía ocho años de discusiones, cuando la misma organización hizo una demanda inicial el 9 de mayo de 2013 y en esta oportunidad contra 101 entidades donde el veredicto obligó a los bancos a retribuir el dinero a partir de la fecha en la que el Tribunal Supremo declaró la primera nulidad de las cláusulas por considerarlas abusivas y porque los clientes no estaban enterados de los gastos a asumir, beneficiándolos también con dicha retroactividad.

Por su parte, la ministra de Justicia Dolores Delgado informó en el Parlamento que su jurisdicción estudia establecer una sanción a aquellos organismos financieros que programen litigios con la clientela para evitar reintegrarle cualquier cláusula excesiva, incluidas las cláusulas suelo.

Una maña que los bancos utilizan para dar largas a las quejas y provocar un efecto disuasivo en los beneficiarios. Investigaciones también señalan que hasta el verano pasado ya se habían reembolsado más de 2.200 millones de euros a través de convenios extrajudiciales, vía inducida por el Ejecutivo en 2017 tras la sentencia del Tribunal.

Las cláusulas suelo desaparecerán por ley como una medida hipotecaria que desea conseguir el Congreso en las venideras semanas, donde los contratos no incluirán blindaje de ingresos ante la baja de los índices de referencia como el Euribor, pero sí contarán con cláusulas techo para limitar los índices.

Así como también los bancos ya no contarán con el plazo acostumbrado para exigir al cliente que cumpla con el pago del crédito hipotecario y mucho menos con su derecho a exigir el cumplimiento de la cancelación total del crédito o un posible embargo.

Razón por la cual se espera que las familias garanticen 12 cuotas de amortización de su hipoteca o acumulen una deuda equivalente al 3% del capital recibido antes de aplicar la retención en breve lapso.