Los miembros de La Manada: Ángel Boza, Jesús Escudero, José Prenda, Antonio Guerrero y Alfonso Cabezuelo, siguieron la sesión por videoconferencia desde la Audiencia de Sevilla, ya que se estudia la posibilidad de ponerle fin a la libertad temporal otorgada el 22 de junio, toda vez que la Audiencia de Navarra los condenara por abuso sexual contra una chica en los Sanfermines.

La decisión no tuvo el consenso de las tres autoridades que integran la Sección Segunda y el Tribunal Superior ratificó la condena a nueve años de prisión.

El fiscal sostiene que fue agresión sexual y los acusados deben volver a la cárcel, ya que se confirmó la sentencia sin modificar los hechos probados por el Tribunal, resolviendo el recurso de apelación y el de casación, por eso es inevitable cumplir la misma.

Igualmente, Miguel Morán abogado de la víctima cree que se endurecieron los argumentos para que regresen a prisión y confía que uno de los magistrados cambie de opinión. Agustín Martínez Becerra defensor de La Manada rechaza el ingreso al calabozo, argumentando “no ha cambiado nada” para que el tribunal tome la medida.

El fallo se conocerá este jueves o a principios de 2019

La Manda, cinco violadores que en 9 años quedará sueltos

La Sala desestimó la excarcelación en julio de 2017, cuando el juez Ricardo González pidió indulgencia y libertad pagando una multa de €6.000 cada uno. Sus compañeros Raquel Bernardino y José Cobo consideraron que debían seguir en la cárcel ante un peligro de fuga y reiteración delictiva.

El segundo rechazo fue en septiembre de 2018 cuando el jurado mantuvo las pruebas y negó la salida; confirmando la permanencia de Alfonso Cabezuelo y Antonio Guerrero en la prisión de Alcalá Meco, mientras Jesús Escudero, José Prenda y Ángel Boza en la cárcel de Pamplona.

La sentencia del 26 de abril ultimó que hubo abuso sexual y no una agresión, produjo protestas en el país que se agravaron el 22 de junio cuando el Tribunal determinó la libertad provisional, el mismo que rechazó la libertad a cambió de actitud, considerando no había riesgo de fuga y reiteración delictiva, apoyándose en las condiciones económicas y pérdida del anonimato de los hombres tras el juicio, imponiendo dos medidas cautelares, comparecer tres días por semana al juzgado más cercano a sus residencias y  prohibir la entrada en la Comunidad de Madrid donde reside la víctima.

El presidente del Tribunal José Cobo sostuvo que las normas son ineficaces y el riesgo de fuga continúa. Pide se prolongue la prisión provisional por lo grave del delito.

La Sección Segunda decidirá nuevamente la libertad de los condenados, aunque pesa la sentencia del Tribunal de Navarra con voto de dos magistrados, quienes solicitaron 14 años de cárcel al observar agresión sexual y no abuso.