La tercera edad sigue siendo ese momento de la vida que tanto nos cuesta comprender, un gran interrogante al quizás le tememos, simplemente porque no hemos entendido aún que se trata tan solo de un período más de la vida, que obviamente tiene sus características propias, pero como cualquier otro período. Es decir, es un momento que con la atención y cuidados necesarios, puede transformarse en un pleno. Cuando se habla del cuidado de personas mayores en Madrid hablamos de un tipo de empresa que se encarga de la asistencia a personas mayores llevando adelante una política muy clara, apoyada en valores definidos. Buscar ayuda en este tipo de empresas pueda darnos la solución que estamos buscando hace tiempo, brindando a nuestros mayores la calidad de vida digna y dentro de lo que cabe, independiente que se merecen.

Claro que hay que comprender cabalmente que se trata de un período de vulnerabilidad, tanto física como mental, que puede ser vivido del mejor modo siempre y cuando se cuente con cierta ayuda y dedicación.

La vida moderna, las familia, las obligaciones cotidianas, nos impiden por un lado disponer del tiempo necesario que requeriría hacernos cargo de una familiar mayor; por otro lado, muchas veces carecemos de la preparación adecuada (médica, sociológica, psicológica) que pueda brindar los beneficios necesarios en el momento apropiado y al ciento por ciento.

Antes de contratar cualquier servicio para las personas mayores, hay varios puntos fundamentales que hay que tener en cuenta. Uno de ellos es la filosofía de la empresa que lleva a cabo este tipo de sostén, donde lo ideal es que puedan brindar una colaboración pero , respetando (siempre que así se pueda) la vida cotidiana de la persona, sus actividades,sus  gustos y en definitiva, su forma de ser.

Por esto, es fundamental una serie de entrevistas previas, para poder definir ciertos parámetros de actuación.

  • ¿Qué edad tiene la persona?
  • ¿Tiene movilidad total o parcial?
  • ¿La asistencia es a domicilio o fuera del hogar?
  • ¿Necesita colaboración en las tareas domésticas?
  • ¿Necesita acompañante para visitas el médico?
  • ¿Y la alimentación?

Estas son sólo algunas de las múltiples problemáticas que pueden afrontarse de modo tal de poder brindar un ayuda tanto a nivel práctico como a nivel psicológico. Las empresas que se dedican a brindar asesoramiento y compañía en este tramo de la vida apuntan al bienestar y la tranquilidad  a través de una serie de servicios amplia, que por supuesto deben ser discutidos, analizados y elegidos con toda la familia.

El objetivo es el de garantizar  una vida plena, gracias a la ayuda de personal altamente capacitado para realizar distintas tareas de asistencia personas mayores en Madrid. Estas tareas puede ser prestadas a domicilio e incluso ayuda en los cuidados personales, en la movilidad y en la ejecución de labores domésticas, así como un apoyo a fin de mantener una alimentación correcta y balanceada, fundamental en la tercera edad.

También se puede contar con este tipo de ayuda, fuera del hogar. Existen acompañantes para la realización de pruebas médicas o para cualquier otro tipo de trámite o incluso, y mejor aún, para determinados momentos de ocio. Es que simplemente se trata de un momento de la vida en el que, con ciertos ajustes, se puede disfrutar de una vida independiente y por qué no plena. Sólo basta con ahuyentar los fantasmas de los “no”,  gracias a la asistencia y colaboración en los aspectos puntuales en donde sea necesario.

También hay que considerar aquellos casos en donde, por ciertos períodos de tiempo, se necesite un servicio de enfermeras a domicilio en Madrid. O puede ser que necesitemos contar con un servicio de fisioterapeutas que contribuyan a la rehabilitación de ciertas lesiones. El abanico es amplio, y ayuda saber que hay todo un cuerpo de profesionales preparados para responder en el momento oportuno con la ayuda adecuada.

En cualquier caso, hay que tener presente a la hora de elegir alguna de las empresas de ayuda a domicilio, su capacidad de escucha. Esto es, más allá del personal idóneo con el que cuenten y de la variedad de servicios que ofrezcan, la capacidad de escuchar nuestras necesidades, entender qué es lo que verdaderamente hace falta y ponerse manos a la obra en pos de tu verdadera satisfacción para la persona mayor.

Por supuesto que la capacidad a la hora de los cuidados básicos es fundamental, sobre todo los relativos a la higiene y a la alimentación. Pero la integridad de una persona va más allá de estas dos esferas, que aunque básicas, no lo son todo. Los seres humanos somos complejos a cualquier edad, y la tercera marca en forma definida algunas pautas que deben ser escuchadas por oídos entrenados, abordadas por verdaderos profesionales y respetadas, con el corazón abierto.