Kevin Zoller Guervos es el nombre del joven español de 25 años oriundo de la ciudad suiza de Versoix; acusado de adiestrar a los asesinos de la danesa Louisa Vesterager Jespersen y la noruega Maren Ueland , dos turistas europeas quienes murieron degolladas mientras dormían el pasado 17 de diciembre en las montañas del Atlas.

Zoller se convirtió en Abdellah y según la policía marroquí es el responsable de instruir a los cuatro ejecutores de la brutal matanza.

La madre niega que su hijo sea terrorista y narró que Kevin tuvo una difícil adolescencia, ya que este era rebelde. Su padre murió cuando tenía 15 años y fue recluido en un centro de menores donde le dieron a elegir entre leer el Corán o la Biblia y escogió el Corán.

Después se convirtió al islam y al salir del centro en 2011 comenzó a visitar la mezquita.

Al cumplir la mayoría de edad el Estado suizo le pagó una pensión ya que presentaba problemas psiquiátricos. Se mudó a Marruecos, se casó y tiene un hijo. Fue precisamente su mujer quien informó a Gema, su madre, que Kevin estaba detenido por relacionarlo con la muerte de las turistas.

Detenida en Girona joven de 21 años por reclutar yihadistas

Ella lo justifica, según él viajó a Suiza en compañía de su familia para renovar unos documentos el 15 de diciembre y estuvieron hasta el 19 y el asesinato ocurrió el 17. Dice no reconocer al hombre de frondosa barba detenido, cuya imagen fue difundida por la televisión, pues no tenía barba y era imposible que creciera en tan poco tiempo.

La Oficina Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ) informó que Kevin tiene una ideología violenta y extremista, es sospechoso de enseñar a los asesinos a disparar y darle herramientas de comunicación yihadistas. A través de las redes sociales recluta a incautos e inmigrantes para cometer actos terroristas en nombre del Estado Islámico.

Su madre al ser consultada por los investigadores, insistió que Kevin no tiene amigos musulmanes, ni siquiera habla árabe.

En su casa sólo encontraron libros de lectura. Fue la policía de Ginebra quien presentó sus antecedentes; salió del país cuando se le vinculó con un hombre marroquí alistado en el EI. Ni su familia ni amigos sabían que estaba detenido implicado por el crimen de Maren y Louisa, decapitadas por sujetos que hablaban de venganza en nombre de un bastión de ISIS.

Los agentes detuvieron a los asesinos quienes previamente grabaron un vídeo prometiendo lealtad al Daesh.

Aseguran que Zoller les entrenó aunque no coordinara directamente el homicidio. El ex director de los Servicios de Inteligencia marroquíes Abdelhak Bassou explicó que los yihadistas atraen a personas inestables, marginados que han estado en prisión y optan entre la delincuencia o el terrorismo, tal y como sucedió con Kevin Zoller.