Después de otras de las apuestas de Susana Díaz y que al final le resultó fallida, el alcalde Dante Pérez ha decidido pasarse a las filas del PP.

Quien a principios de este mismo año fue visto de telonero en el acto de presentación de la candidatura de Díaz a la secretaría general del Psoe, fichado por la líder específicamente para reforzarla en un momento donde era necesario, Dante Pérez no ha pensado dos veces cambiarse al bando conservador del PP.

Ciertamente, su fichaje no sirvió de mucho entonces, dado que fue Pedro Sánchez y no Susana Díaz quien terminó como líder del Psoe en las primarias del pasado mayo, así que ahora este alcalde y con toda una ascendencia de políticos, se marcha del Psoe sin más y habiendo transcurrido apenas 8 meses desde su fichaje, se enfila a participar como segundo en Lleida de la mano del PP en el próximo 21 de diciembre.

Díaz a quien siempre se le ha relacionado con la dirigencia antigua del Psoe, intentó retratarse con políticos jóvenes como muestra de que esta generación de relevo también simpatiza y está dispuesta a acompañarla con su propuesta, pero al parecer no acertó a la hora de escoger a sus noveles compañeros como representantes de las nuevas generaciones, quienes estaban llamados a ocupar posiciones relevantes si esta ganaba las primarias.

julio rodriguez Podemos

La estrategia desvelada el pasado mes de marzo llegó en un momento donde Díaz no estaba del todo consolidada como candidata a la secretaría general frente a un Pedro Sánchez más fuerte y que ya contaba con la alianza del PSC

¿Por qué esta idea fue algo desatinada?

Junto a Dante fueron fichados Verónica Pérez y Estela Goikoetxea como otros de los dirigentes de nueva generación; esta última, lamentablemente, tuvo que dejar el cargo tras haberse comprobado que datos referentes a su formación universitaria fueron falseados en su síntesis curricular, información que además se hizo pública en un medio informativo digital y que para mala suerte de Susana, justo esta joven era la que simbolizaba a la generación española mejor preparada, académicamente hablando.

Quienes conocen a Susana Díaz saben que la dirigente tiene buen olfato político y sorprende que esta vez le haya fallado y por partida doble, dado el comportamiento de dos de los jóvenes dirigentes que seleccionó no solo para demostrar que si es posible dar cabida a los nuevos relevos, sino que estos son capaces de ocupar posiciones de importancia dentro del partido y que además se han preparado en todos los sentidos para hacerlo, dando como resultado que ambos le salieron rana, colocando en duda el buen tino de la presidenta de la junta andaluza.