La delincuencia es uno de los problemas más grandes que hay que erradicar de la raíz, ya que de lo contrario puede expandirse tal cual como un virus o bacteria. A esto es lo que se enfrentan las autoridades madrileñas, después de un suceso que ha sorprendido a propios y extraños.

Se conoció que un adolescente de 18 años de edad fue herido de gravedad en una reyerta en Carabanchel y que se encuentra actualmente en el hospital 12 de octubre donde se encuentra bastante delicado, según anunciaron fuentes médicas. Protección civil SAMUR le brindaron los primeros auxilios al joven, al que le encontraron varias heridas por arma blanca en distintas partes de su cuerpo, específicamente en el tórax y espalda que lo tiene en un estado de mucho cuidado.

Otro caso similar

Otro caso muy parecido fue el de un señor de 59 años de edad que sufrió varios golpes en la cabeza en la misma reyerta, afortunadamente no ha pasado a mayores y ya se encuentra estable. La policía ya está haciendo las respectivas investigaciones para determinar los culpables de este hecho.

Llama mucho la atención todos los inconvenientes que generan las reyertas, donde dos grupos rivales se enfrentan para determinar el ganador a través de armas blancas como cuchillos, navajas y mucho más. Por lo general suelen terminar con varias víctimas de gravedad.

Acabar con la delincuencia

 

La inseguridad es un problema serio en el que las autoridades deben poner todos sus esfuerzos para poder acabar con ello. Desafortunadamente los índices han subido significativamente en los últimos años, especialmente en la ciudad de Madrid.

A pesar de que no es muy común ver enfrentamientos con armas de fuego, los robos, hurtos y ataques con armas blancas si se están viendo más de lo normal, algo que espanta a cualquier turista que quiera hacer vida en nuestra hermosa ciudad.

La impunidad y falta de políticas públicas acertadas en la materia han hecho que los malhechores continúen con este camino. Algunos son sorprendidos por la justicia, pero otros no, los que les aumenta la pasión por esta actividad. Se exigen más cuerpos de seguridad en la calle, especialmente en las calles y lugares donde se sabe que hay mayor riesgo. Además deben contar con presencia nocturna, incluyendo en establecimientos de adultos ya que muchas veces se producen riñas que pueden generar daños fatales.

Es hora que el gobierno central ponga manos a la obra en este sentido. Ya no hay tiempo atrás, los números han crecido mucho y no podemos esperar a que los criminales hagan lo que quieran con la ciudad. Los madrileños hacen un llamado urgente para tener unas calles más tranquila y con paz.