Isla de Luz es el relato del joven aventurero que busca un camino de oportunidades fuera de las programaciones sociales. Una llamada a quien quiera ver la vida con la osadía de un explorador ansioso de respuestas, lejos de los dogmas restrictivos de las religiones dominantes. Una novela mística para creer solo en nosotros mismos y en nuestra capacidad de superación y aprendizaje.

La novela comienza después de un extraño sueño a orillas del lago. Ajainín, el protagonista, comienza un peligroso viaje a la Isla de Luz, un lugar al alcance de la vista, pero del que nadie ha logrado regresar para explicar qué alberga. Tras la imagen de un amor idealizado, tendrá que enfrentar sus monstruos internos, luchar contra sus miedos más viscerales y poner en práctica años de enseñanzas al lado del sabio Udraka.

“Uno se queda dormido mirando las olas y no sabe cómo despertar, por eso la mayoría de la gente elige no domar el caballo y seguir a pie por su cuenta y riesgo. Ellos no saben que así eligen ser ciegos, porque el caballo trota salvaje cuando es mejor ir cabalgando en su lomo con las riendas en la mano y los ojos atentos al camino. Así son los sueños, olas que chocan sin cesar con la realidad, una realidad que ya vemos antes de llegar a ella. Los buenos pensamientos encuentran la pared blanca, suave, y la acarician satisfechos; los malos son olas desbocadas que chocan con la dureza de la roca que tanto esperaban, rebotan inconformes del resultado embistiendo a cualquier ola que pretenda acercarse. «Para prevenirte —dicen—, la roca es fría y dura, no te acerques si no quieres sufrir». Luego ocurre el choque y la confusión se vuelve espuma para contaminar las demás olas de los ciegos, o ser dominadas por las olas de los que quieren ver y no dudan de la pureza suave de la pared que está esperando al que llegue. Entonces las buenas olas dominan el oleaje produciendo el placentero choque en la mente de quien lleva las riendas.” (Fragmento de Isla de Luz, La Equilibrista, 2020)

Un extraño y hermoso viaje plagado de misterios y enseñanzas del que salir fortalecido y con la esperanza renovada, porque el viaje de la vida nunca se detiene.

Yoandy Ferrer nació en 1984 en la ciudad de Santa Clara, Cuba. Egresado de la universidad de La Habana en 2008, estuvo siempre vinculado a talleres literarios y  eventos culturales. Escribió su primera novela Isla de Luz a los veinte años. En su narrativa, plena de alegorías místicas, expresa la eterna búsqueda del conocimiento a través de la autoconciencia y el descubrimiento personal, expresando las emociones humanas que surgen de un mundo interno lleno de magia y posibilidades.

https://www.laequilibrista.es/producto/isla-de-luz-de-yoandy-ferrer/