El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, deberá rendir cuentas a los grupos políticos de la oposición que forman parte de la Comisión de Investigación que examina el contrato de cesión y el proceso de adquisición de bicicletas BiciMAD a la empresa Bonopark.

El Ayuntamiento a través de la Empresa Municipal de Transporte (EMT), realizó una compra de bicicletas por un total de 10,5 millones de euros, sin embargo, la documentación requerida que soporta dicho pago, no fue entregada completamente a la comisión encargada de investigar si hubo algún tipo de irregularidad con BiciMAD, por tanto, la sesión que iba a comenzar este martes 13 de marzo, tuvo que ser pospuesta.

La Comisión de Investigación se formó después de ser aprobada en el Pleno de Cibeles, la cual tendrá una duración de tres meses, que comenzará a transcurrir desde el momento que reciban toda  la información solicitada.

Tras la debatida compra, el PP de Madrid tramitó una querella por presunta malversación de fondos públicos y prevaricación en la adquisición de las BiciMAD, la cual fue admitida el 19 de febrero, por la juez del Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid.

Cabe mencionar, que entre los expedientes entregados figuran otros pagos adicionales de 4,6 millones de euros, que se realizaron a Bonopark y justo después de obtener la cesión del contrato, por concepto de reparación, mantenimiento, material de oficina, alquiler de vehículos o gastos bancarios, por lo que el total ascendería a 15,1 millones de euros.

La investigación sobre Bicimad es un hecho tras la aprobación de una comisión aprobada en el Pleno

Este dinero extra se acreditó bajo la forma de “convalidación de gasto, un procedimiento aplicado en casos de emergencia, donde se adjudica las obras y servicios directamente a una empresa sin realizar un concurso público previo.

Por su lado la EMT asegura que el gasto es realmente de 3,8 millones, ya que el IVA no es un coste para la empresa, así mismo, esos gastos estaban previstos en el presupuesto y son necesarios para el funcionamiento de BiciMAD, por lo que no procede sumarlos dentro de la figura de convalidaciones de gasto al precio de la cesión, porque una cosa es adquirir un contrato público y otra diferente incurrir en un gasto para mantener ese servicio.

El PP de Madrid afirmó en el pasado Pleno municipal, que aunado a estos gastos se encuentran otros contratos suscritos a través de otras empresas relacionados con Bonopark, como son Booster Bikes y Ride on Consulting, por un total de 1,8 y 2,5 millones de euros respectivamente.

De acuerdo a lo declarado por parte de la delegada del Área de Movilidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, la compra se encuentra dentro de la legalidad y es concebida como una operación normal.