Por más de 20 horas permanecieron literalmente atrapados un grupo de guardias civiles en la sede de la Consellería de Economía, cercados por los independentistas.

Unos seis efectivos de la Guardia Civil lograron salir de la sede alrededor de las 7:15 horas, protegidos por los Mossos de la unidad anti disturbios, tras permanecer allí cercados y acosados por un grupo de independentistas, quienes además ocasionaron destrozos a su paso dejando los antidisturbios de la Guardia Civil y 3 vehículos de la GRS inservibles y mientras se encontraban un fuerte dispositivo en los alrededores del edificio gubernamental aguardando la salida de los compañeros.

Trapero, de los Mossos d´Esquadra había hecho llegar un comunicado a los diferentes servicios de policía catalana solicitando específicamente que actuaran de manera restrictiva y midieran el uso de su fuerza en las protestas que se llevaban a cabo; esto probablemente resultó en que tras una tensa y larga noche no hubiera ni un solo detenido ni responsable de los disturbios y manifestaciones que se dieron lugar.

Aun cuando antes de la medianoche la ANC y Òmnium Cultural dieron por culminada la movilización, a la 1:30 de la madrugada aún permanecían personas concentradas frente al edificio, estas fueron alejadas en ese momento de allí por los Mossos.

Un grupo de personas se manifiesta en Tarragona ante efectivos de la Guardia Civil

Llegado el momento de preparar la evacuación de los guardias civiles, se solicitó por el altavoz el repliegue de los manifestantes, los Mossos antidisturbios hicieron un perímetro de seguridad y aun así los manifestantes forcejearon con la policía catalana; alrededor de las 2 de la mañana hubo un herido que fue trasladado en ambulancia y los manifestantes no lograban pasar de la acera central de la Rambla.

Cinco agentes lograron salir del edificio a eso de las 3:00 de la madrugada, estos abordaron vehículos sin identificación alguna de cuerpos policiales y partieron escoltados por los Mossos, mientras los pocos manifestantes que aún permanecían en los alrededores les gritaban a los agentes y tratando de impedir la labor de evacuación de los Mossos se sentaron en el suelo y desde allí hubo que arrastrarlos a la fuerza.

Al menos unos 15 guardias civiles quedaban dentro del edificio a las 4:00 de la madrugada mientras al menos 100 manifestantes insistían en mantenerse afuera en protesta y evitar su salida.

Los agentes llegaron a la Consellería huyendo de la muchedumbre que les perseguía y que ya había atacado a tres vehiculos, de acuerdo a lo que informaron los policías y guardias civiles que si se encontraban allí.

El miércoles por la noche un grupo de personas logró rodear el cuartel de la Guardia Civil ubicado en Manresa y colocaron una estelada en su fachada, de acuerdo a otras informaciones a la media noche eso situación ya se había normalizado.