La reforma integral de una vivienda tiene como principal objetivo renovar y modernizar por completo el inmueble. Este tipo de trabajos requiere de numerosas tareas y la participación de diferentes profesionales. Es por eso que tanto para su planificación como para la elaboración del presupuesto debemos llevar un orden previamente establecido. 

En realidad, existen muchos tipos de presupuestos en función de la reforma que se vaya a llevar a cabo. Sin embargo, hay ciertos aspectos que resultan básicos y que, por lo general, se deben incluir en prácticamente todas las reformas integrales a buen precio

El presupuesto de una reforma integral

Una característica que debe integrar todo presupuesto de reforma integral es la claridad. Todos los trabajos que se vayan a realizar y los materiales a emplear en los mismos deben quedar muy bien especificados para que no haya problemas por ninguna de las partes. 

A partir de aquí, y después de incluir los datos de la empresa de reformas en Madrid y del cliente, hay que ir desglosando todos los trabajos que se van a acometer, incluyendo los materiales que se emplearán y el precio de los mismos. 

No obstante, en algunos presupuestos de reformas de viviendas, dependiendo de cada empresa, los materiales a utilizar se incluyen en un capítulo final. Sea cual sea la exposición que se haga, hay que prestar atención a la calidad de estos materiales y a que aparezca con ellos tanto el precio como los metros cuadrados necesarios. 

Las reformas baratas de viviendas pueden incluir una gran cantidad de trabajos, que pueden ir desde el desescombro y las demoliciones hasta la instalación de los sistemas eléctricos y de fontanería, pasando por las tareas de albañilería, montaje, pintura, carpintería de madera y metálica, etc. 

Además, es probable que haya que realizar también trabajos previos de cubrimiento y protección, tanto de la propia vivienda como de las zonas comunes del edificio. Tareas que en muchas ocasiones no aparecen en los presupuestos de reformas integrales en Madrid, pero que es preferible que queden también incluidas. 

No hay que olvidar que en el presupuesto hay que incluir también el precio de la licencia de obra que haya que solicitar en el Ayuntamiento. Al mismo tiempo, hay que fijar también el precio por el desplazamiento. Todo ello se sumará para así obtener la suma total del presupuesto. 

A tener en cuenta antes de los trabajos de reforma

Antes de llevar a cabo los trabajos de reforma integral es necesario planificar bien algunos aspectos de interés. 

En primer lugar, es muy importante establecer cuáles son las prioridades de reforma. Lo más recomendable es hacer una lista con todo aquello que sea prioritario de modificar o sustituir. De esta manera, será mucho más sencillo organizar el presupuesto y conocer hacia dónde irán dirigidos los gastos. 

En este sentido, también hay que valorar los materiales que se van a utilizar. Hay quienes desean abaratar el presupuesto lo máximo posible y emplear materiales básicos. Sin embargo, si lo que queremos es una reforma de calidad y durable, tal vez lo mejor sea pagar un poco más pero hacer una inversión de cara al futuro. 

Por otro lado, en caso de llevar a cabo una nueva distribución de la vivienda es más que aconsejable realizar un diseño previo de los trabajos. En internet hay muchas plantillas de bocetos para comprobar cómo quedaría una estancia tras la reforma integral. Además, sería interesante consultar con los profesionales cuál sería el mejor resultado para un espacio determinado. 

A partir de estos conceptos, lograremos definir mucho mejor el presupuesto de la reforma integral. En muchas ocasiones, el éxito o el fracaso de una obra de este tipo tiene que ver con el control de los gastos. Si planificamos bien desde un principio todo lo que queremos hacer y ajustamos los trabajos al presupuesto, la reforma quedará perfecta. 

En definitiva, el presupuesto de una reforma integral debe incluir una serie de aspectos que resultan fundamentales. No obstante, antes de lanzarnos al estudio del mismo hay que planificar bien la reforma integral. Una vez planificada, ya sí que podemos comprobar que todas las partidas se incluyen en dicho presupuesto.