Hoy, de nuevo, la ciudadanía española, ha tenido que desayunar con un nuevo caso de corrupción. Un nuevo caso cuyo protagonista es ya un conocido por todos. Y es que el nombre de Ignacio González ha salido de nuevo a la palestra por una serie de prácticas que, como ahora veremos, poco o nada tienen que ver con las prácticas que tiene que llevar a cabo una persona decente.

El uso fraudulento del Canal de Isabel II

Toda la operación está siendo coordinada por el juez Eloy Velasco, el cual, no solo ha detenido a Ignacio González sino que también ha detenido a otras 8 personas, las cuales, guardan relación con el uso indebido del Canal de Isabel II.

Este canal, el cual, hay que recordar aunque no haría falta, es un bien de todos los ciudadanos madrileños ha sido utilizado para desviar fondos al Partido Popular y seguir así con una financiación que ya nadie puede dudar que ha sido ilegal desde todo punto de vista.

Sin embargo, este no ha sido el único uso que se le ha dado al canal. También se ha sabido que éste se utilizaba para comprar empresas afincadas en el cono sur del continente americano por un precio muy superior al que marcaba el mercado para no se sabe muy bien qué fines. Eso es algo que tendrá que investigar el juez una vez que se analice toda la documentación que se ha requisado en las dependencias del propio Canal de Isabel II.

Un nuevo caso de corrupción del partido conservador que no hace otra cosa que llenar de hastío no sol a sus votantes sino a todas las personas que de una u otra manera tienen relación con la Comunidad de Madrid. Y es que parece que esto es un carrusel que parece no tener fin.