Si hay una ciudad dentro de la geografía española que se apoya en el servicio del metro, esta es Madrid. Es por ello por lo que los paros que han acordado hacer los maquinistas han caído como un jarro de agua fría no solo en las instituciones sino también en los ciudadanos que son al fin y al cabo los que más los tienen que sufrir.

Movilidad reducida todos los viernes

Esta es la principal baza que están jugando los maquinistas. Hacer paros intermitentes todos los viernes de cada semana de manera indefinida. Hay que decir que la medida tiene toda la intención que se pueda tener. Y es que, si se hace un análisis cuantitativo, se llega al a conclusión de que son precisamente los viernes cuando más carga de viajeros hay. No solo los que van a su puesto de trabajo sino todos aquellos que utilizan el transporte público para llegar a estaciones concretas como las del AVE para efectuar un viaje de fin de semana

Por todo ello, las negociaciones no se han hecho esperar y el partido político en el poder ya se ha puesto manos al a obra para desbloquear un asunto que puede ser de suma gravedad. Serían cientos de miles los viajeros que no podrían utilizar el metro en unas condiciones óptimas con todo lo que ello puede conllevar.

Las reivindicaciones de los maquinistas

Por otro lado, hay que hacer mención a que lo que reclaman los afectados es que contrato sea el mismo que el de un maquinista de vehículos de tracción. Esta petición no es nueva. De hecho los maquinistas de Metro de Madrid llevan ya un tiempo sin poderse beneficiar de las ventajas que tiene este tipo de contrato. Parece que ahora ha llegado el momento de hacer una protesta mucho más firme que las que se estaban llevando a cabo hasta el momento.