Hoy el Congreso de Diputados votará en torno a la aplicación del artículo 155 de la Constitución mediante la declaración política que se ha ampliado por medio de una auto enmienda de último momento, por parte de la organización política En Comú Podem y con el único fin de poder llevar adelante este debate.

La moción se produce a pocas horas de la declaración de Carles Puigdemont en el Parlament y persigue que los partidos del Congreso de vean obligados a asumir su posición, principalmente el Psoe, al que pretenden presionar para que termine de aclarar su postura verdadera en consonancia con sus acciones de los últimos días y precisamente después de que Sánchez dijo ayer que apoyaría lo que decida el Gobierno de cara a la posible declaración de Independencia unilateral.

Lo de hoy es un gesto absolutamente político, dado que el escenario posible de discusión del artículo 155 de la Constitución para que tenga efecto, es el Senado como la Cámara con competencias para su aprobación.

Por su parte, el texto a discutir se convierte en un mecanismo para presionar al Gobierno en el preciso momento en el que el artículo representa la única respuesta posible a la declaración unilateral de independencia y esto lo decimos porque en él se rechaza la aplicación de las medidas excepcionales que apuntan a resquebrajar al auto gobierno catalán, como decretar un estado de excepción o aplicar dicho artículo.

aplicación del artículo 155 de la Constitución

Estas acciones de hoy son producto de un procedimiento de rutina que inició con la interpelación de hace dos semanas, a la cual fue sometido el Gobierno y mediante la cual, Xavier Domenech discutió intensamente sobre el desafió independentista con Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta de Gobierno; el resultado es esta moción promovida por Unidos Podemos y cuyo grupo lidera Pablo Iglesias, la cual será sometida a votación.

Dicha moción consta de cinco puntos, ya mencionamos el primero en el párrafo anterior, otro de los puntos a destacar es la búsqueda de un espacio de dialogo donde converjan todas las fuerzas políticas y los gobiernos españoles y catalanes, con el fin de encontrar la salida democrática que finalice el conflicto.

Otro de los puntos exige al Gobierno que finalice las actuaciones excepcionales emprendidas contra Cataluña, ya que dañan los derechos fundamentales e invaden las competencias.

En la misma se ataca duramente a la figura de Mariano Rajoy cuya actuación en el conflicto es tachada de negligente y de continuar demostrando incapacidad para abrir canales de diálogo, debiendo considerar su dimisión debido a su responsabilidad directa en las actuaciones policiales del pasado 01 de octubre.