El coronavirus ha llegado a España, lo que ha provocado que el miedo se propague por muchas regiones a una velocidad alarmante, tanto que ha generado que se agoten rápidamente las mascarillas en casi todas las farmacias que situadas en la capital.

La propagación de este virus ha causado preocupación y escasez, lo que a su vez, ha generado una gran cantidad de acciones delictivas como el robo ocurrido el día jueves en el Hospital Infanta Leonor.

Trabajadores del mencionado hospital manifestaron, que cada una de las mascarillas que se encontraban en una de las alas, desaparecieron como por arte de magia, no obstante, no se trata de un caso sin relación, aseguran que en casi todas las plantas del centro está ocurriendo lo mismo y los robos se han incrementado en los últimos días.

Debido a la cantidad de robos, el centro no tuvo más opción que reponer nuevamente las mascarillas sustraídas haciendo una compra de emergencia. Desde el centro sanitario indicaron que tuvieron que traer más unidades, sin embargo, los precios de estas se habían incrementado considerablemente.

Los principales sospechosos de estos hurtos apuntan a los mismos trabajadores del centro.

Algunas fuentes del hospital manifestaron que las mascarillas se almacenan en habitaciones completamente cerradas, en las que solo se puede ingresar con una llave la cual solo tienen los propios trabajadores que tienen la autorización a las mismas. Ni los pacientes y tampoco las visitas podrían acceder a esas habitaciones ya que no hay forma de hacerlo sin la llave.

Los artículos robados en los diferentes centros sanitarios eran cientos y cientos de mascarillas desechables la cuales son utilizadas por el personal médico en general para llevar a cabo su trabajo.

Algunos trabajadores del hospital aseguraron que el motivo por el que solo habían sustraído estas mascarillas sanitarias, es porque son muy útiles para evitar contagiarse con el coronavirus.

Dicho hurto coincidió con una serie de jornadas realizadas en las instalaciones del hospital, donde una gran parte del personal médico se encontraba recibiendo un curso acerca de cómo se debe colocar apropiadamente una mascarilla sanitaria que realmente protegían del virus.

Desde el propio Hospital Infanta Leonor comunicaron, que ya se están llevando a cabo una serie de medidas de seguridad que tienen como objetivo principal el de fortificar el control de estas mascarillas y al mismo tiempo, contribuir a que a partir de ahora se usen de manera racional, donde también se establece que solo el uso queda limitado estrictamente a los protocolos de acción sanitaria.

A pesar de todo lo ocurrido, fuentes del centro sanitario confirman que los pacientes siguen recibiendo la asistencia necesaria y que esta, no se ha visto perjudicada por la situación, por lo que seguirán trabajando como siempre.