La novela titulada “El hombre que no Fui” se posiciona como una de las versiones más fieles del crimen de los marqueses Urquijo, sin embargo y no por ser la más fidedigna, llegará a saciar las incógnitas del lector y es que probablemente el efecto sea contrario y lejos de hallar las respuestas esperadas se sumen otras interrogantes.

Tras más de treinta años, se ha logrado realizar esta novela basada en toda la documentación posible del caso, pero además con la versión de uno de los testigos principales de los hechos, que cegaron la vida de los Urquijo en la década de los 80; es por eso que los autores de “El hombre que no Fui”, Melchor Miralles y Javier Menéndez Flores, afirman que una versión más precisa a la suya es poco probable.

Gracias a la estrecha relación que Miralles ya tenía desde hace muchos años con el yerno de los Urquijo, Rafi, también con sus hermanos y su cercanía a Javier Anastasio, el periodista quedó irremediablemente relacionado con el caso desde el principio, porque además tuvo que cubrirlo como parte de su trabajo para entonces.

Rafi terminó siendo condenado como autor material y Anastasio señalado como un coautor y testigo clave de quien Melchor Miralles ha logrado un relato de los hechos en primera persona para nutrir el contenido de la novela.

El Hombre que no Fui es la versión más fiel sobre el crimen de los Urquijo

El coautor de la novela, adentrado ya en todo el contexto de la investigación del caso Urquijo, ha sido capaz de determinar que el mismo está plagado de inconsistencias y situaciones irregulares que no tienen explicación lógica alguna, documentos importantes y claves en la investigación destruidos sin más, la desaparición del arma homicida y de todos los casquillos, la muerte de Rafi estando en presidio y bajo circunstancias no muy claras, manipulación irregular de los cadáveres previo a la autopsia, quema de documentación presuntamente importante, experticias realizadas de forma deliberadamente selectiva evadiendo participación o descarte de algunos personajes cercanos a los hechos; en fin, una madeja de acciones al parecer bajo la mirada complaciente de las autoridades que no permitieron el esclarecimiento de los hechos.

Si de Anastasio se trata, hablamos de un prófugo que lleva más de 20 años huido de España y aun así ha logrado que aún en su condición se le haya renovado más de una vez su pasaporte, sin intentos de extraditarlo lo cual llama poderosamente la atención,  señalando a Menéndez como coautor de “El hombre que no Fui”.

Muchos han sido los acusados y nombrados en este caso, entre ellos los presuntos buenos con las armas como el padre de Escobedo, López Robert, Martínez Herrera, agentes de inteligencia vinculados con el marqués y sicarios.

Entre tanto, destacan la ausencia de las versiones de protagonistas tan importantes en el caso Urquijo como el de los hijos y herederos de los marqueses y de la esposa del ya fallecido Escobedo.