Ayer miércoles, alrededor de las 23.00 un falso techo de la planta en la que se aloja la sección de cardiología del hospital La Paz. El falso techo se derrumbó sobre dos de los pacientes que se encontraban allí en esos momentos.

En cuando a las dos personas sobre las que cayó el falso techo, hay que decir que no sufrieron heridas de relevancia. No en vano, uno de ellos solo tiene unos rasguños en el brazo y el otro un golpe en la cabeza. Nada que revista gravedad de ninguna de las maneras.

Críticas por la falta de atención a las infraestructuras

Como no podía ser de otro modo ante un incidente de este tipo, las quejas no se han hecho esperar. Y es que ya se ha advertido que este tipo de situaciones no se pueden dar en un hospital de la capital de España. Y más cuando en la zona en la que se ha derrumbado este falso techo, es una zona en la que puede haber pacientes. No se quieren siquiera imaginar el problema en el que se podía haber visto envuelto el hospital así como su dirección, en el caso en el que se hubiera tenido que lamentar alguna consecuencia mayor.

Y claro, desde la dirección se asegura que con el presupuesto que hay en estos momentos, esto es lo máximo que pueden hacer. Esto no quiere decir que no se preocupen por la seguridad pero de una manera velada, desde algunos organismos ya se deja ver el descontento y las consecuencias que trae una política llena de recortes dentro de la sanidad. Una sanidad que si quiere volver a ser una de las mejores del planeta debe volver por sus cauces lo antes posible. Hechos como este solo deben quedar en un mal recuerdo y deben ponerse todos los medios que se puedan para solventarlo cuanto antes.