Los rojos del régimen de Nicolás Maduro ganaron más de 300, de las 335 alcaldías que se disputaron en las elecciones municipales de este domingo, el presidente venezolano celebró una nueva victoria de su gobierno junto a un escueto grupo de seguidores en unas votaciones con poca presencia de opositores de altura.

En su discurso insiste en afianzar aún más el proyecto del difunto del presidente Chávez, siempre anteponiendo las ideas sin acompañamiento de iniciativas originales que se adjudiquen a su propio gobierno y a su persona; pero aún hay unos pocos estados donde ese retorico discurso no ha calado y si bien es cierto que al menos en 20 de 23 estados se impuso la mayoría roja, no menos cierto es que los tachirenses no se doblegan y mantienen el dominio de su estado también con las alcaldías ganadas.

Aprovechó para dirigir sus ataques a los que marcaron distancias del madurismo, que se dicen aun chavistas y revolucionarios y que lanzaron sus propias candidaturas pese a la criminalización del mismísimo presidente y sus fieles seguidores, reclamándoles el divisionismo, el individualismo lo que significa una dura crítica a sus pretensiones políticas que según el régimen no tienen cabida sino goza de su anuencia.

el chavismo arrasa en venezuela

Destacó Maduro que con este son tres los triunfos electorales acumulados, donde incluyó el de la ANC.

Ayer reiteró la amenaza a los principales partidos de oposición donde militan sus mejores contendores hasta ahora, Leopoldo López de Voluntad Popular y Henrique Capriles de Primero Justicia, que no podrán participar en las elecciones presidenciales del próximo 2018 debido a que no participaron en las municipales e hicieron campaña para sabotear la participación además que ambos líderes han sido inhabilitados; Maduro por supuesto se estableció como el candidato de la reelección, no sin antes utilizar la treta de la supuesta humildad para dar a entender que “Maduro somos todos”.

En la oposición hay escepticismo sobre la cifra de participación del CNE, que habla de un 47% y que aun cuando representa una baja de 12 puntos luce deliberadamente maquillada, vista la muy escueta afluencia de votantes en las calles o según afirma el diputado Luis Florido, aplicaron la operación a dedo aprovechando la soledad en algunas mesas electorales.

En la zona metropolitana, que es clave para el oficialismo, según Maduro hubo votaciones sin precedentes que le dieron el triunfo a Erika Farías y quitaron la alcaldía de Sucre a la oposición; alcaldías donde se mantiene el mandato opositor con Hatillo, Chacao y Baruta.

Luis Vicente León señala que los resultados no deben sorprendernos vista la baja participación opositora, a lo que en todo caso, hay que prestar atención ya que se está mostrando un mapa de preferencias políticas que no es el real.