Según un informe elaborado por la Fundación de Turismo de Valencia y entregado al juzgado de Instrucción 18 de la ciudad y relacionado con las investigaciones resultantes de la Operación Taula, señala que el 7 de abril de 2015, el PP compró dos trituradoras de papel para destruir documentos comprometedores durante su gobierno en Valencia, entre los cuales se encontraba información relacionada con la presunta financiación irregular de la candidatura del PP, que encabezaba Rita Barberá, con la empresa Laterne Product Council y el presunto desvío de dinero público hacia la caja B del grupo municipal PP en el período electoral, entre abril de 2015 y diciembre de 2016.

El informe indica que tras la compra de las 2 máquinas trituradoras marca Rexel Auto+500X y  por un  total de 2.557 euros realizada un mes y medio antes de las elecciones que encabezaba la candidata Rita Barberá, se destruyó toda documentación relacionada con un supuesto contrato entre la Fundación y la empresa Laterne Podruct Council, sospechosa de haber sido utilizada para la financiación ilegal de la campaña electoral.

Según el testimonio de una trabajadora, la compra la autorizó la ex subdirectora de gestión y actualmente adjunta a la subdirección, Loles Edo y José Salinas que en ese entonces era el Gerente de TVCB.

El gobierno del PP de Valencia encabezado por Barberá trituró documentación confidencial

Se determinó dos formas de destrucción de la documentación, una a través de una empresa especializada llamada Destrupack que trabajó a finales de julio de 2015 y la otra con las trituradoras de papel más avanzadas del mercado. Según lo señalado por el fabricante de las máquinas, la alimentación automática evita esperas, ya que podrá cargar lotes de hasta 500 hojas mientras continúa con el trabajo de transformación en confeti, así mismo tritura CDs y tarjetas de crédito.

Hasta el momento, la investigación ha permitido confirmar que Grau realizaba los trabajos de recaudación en los periodos electorales en los años 2007 y 2011.

En la campaña de 2015, Grau se retiró y la función fue atribuida a Mari Carmen García-Fuster, Secretaria del grupo municipal, quien fue detenida por el presunto blanqueo de 50.000 euros.

Igualmente se ha podido constatar la relación entre Alfonso Grau y la empresa Laterne, quien trabajo como representante del grupo municipal, siendo la persona que contactaba con Laterne en el desarrollo de los trabajos de la campaña electoral del año 2007. Grau controlaba la imagen y cada detalle de los actos de campaña de la ex alcaldesa Rita Barberá.

El informe se notificó a las partes y toca pronunciarse al Ministerio Fiscal, ya que la investigación judicial termina en julio y toda diligencia relacionada con la presunta caja B del PP de Valencia deberá formularse en los próximos siete meses.