El problema de las aglomeraciones que deben sufrir diariamente tanto en vagones como en andenes, las personas que cogen el Metro de Madrid debido a la reducción en la frecuencia de los trenes, saltó a la palestra política este miércoles. Según Ángel Garrido, el presidente de la Comunidad de Madrid, Manuela Carmena junto a su equipo de Gobierno, son los culpables de dichas aglomeraciones, después de señalar, que el “colapso del tráfico” alrededor de la ciudad causado como consecuencia de la “ineptitud” del Consistorio, ha incrementado significativamente la cantidad de pasajeros.

Inés Sabanés, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, señaló que las acusaciones del presidente de la Comunidad fueron “el colmo del cinismo”, además, indicó que tras dichas declaraciones realizadas por Garrido, su “paciencia institucional” está a punto de terminar, ya que considera que Garrido “cruzó cada una de las líneas rojas que, dentro del ámbito institucional, no deberían ser traspasadas”.

Según Carmena, “el problema del Metro no se relaciona de ningún modo con el hecho de que durante el mes de septiembre haya una mayor demanda del transporte público, el cual se supone que es para quienes trabajan. Sin embargo, lo que sucede con el Metro actualmente es la consecuencia de no tener suficientes conductores y trenes, por lo cual, resulta complejo que se logre asumir las frecuencias requeridas”.

Manuela Carmena en la celebración del patrono de la Policía Municipal

En este sentido, Sabanés recalcó que se trata “únicamente de un problema en torno al Metro”, por lo que considera “el colmo que intenten culpar al Ayuntamiento sobre un problema que evidentemente es responsabilidad del Metro, al igual que de su capacidad de respuesta, su personal y sus frecuencias”.

Igualmente, Sabanés le recordó al presidente de la Comunidad, que “tiene que reflexionar un poco más sus palabras” ya que “durante los últimos días hemos experimentado mucho socavón en el Canal de Isabel II, lo cual ha afectado en gran medida tanto al tráfico, como a la movilidad, y no ha realizado ningún comentario, debido a que comprendo que las incidencias deben ser reparadas y todos debemos trabajar de forma coordinada”.

Un 6% más de usuarios durante 2018

La verdad es que la cantidad de personas que usan el Metro de Madrid se ha visto incrementada alrededor de un 6% durante los primeros seis meses de 2018, mientras que de acuerdo con los datos recuperados por el INE (Instituto Nacional de Estadística), los usuarios de autobuses de la EMT disminuyeron en un 3%. Sin embargo, desde el Consistorio señalan que dichos datos no son reales y que la reducción de usuarios es de un 0,5%; destacando que la diferencia es el resultado de que el INE no contabilizó a los viajeros de los servicios especiales prestados por la EMT en 2017.