Aquellos conductores que aún no se han adherido al llamado a los paros de la EMT, son amenazados por los miembros del comité. Según trascendió mediante un audio de whatsapp enviado a uno de los conductores que no participó de los paros parciales convocados por el comité de huelgas de la Empresa Municipal de Transportes, el mismo recibió amenazas de que sería sometido al escarnio público si no rectificaba su actitud.

Esta amenaza al parecer provino de un compañero y miembro de dicho comité, quien además le dijo que otros compañeros querían reventarle la moto. Dichas presiones se han replicado tanto en mensajería privada, como en las concentraciones de protesta de los trabajadores.

El sindicalista Jesús Fraile, de hecho, en una de esas protestas públicas pedía que todos los asistentes hicieran públicos los datos del conductor por whatsapp, debido a que es el único que hizo caso omiso de la huelga y salió a trabajar. Dijo que no se unió al paro porque no quiso y por tanto es un mal compañero. Esto, por parte del sindicalista, caldeaba más aun los ánimos entre los trabajadores presentes, a quienes se les escuchaba llamarle “puto esquirol”, mientras aclamaban que le hicieran una foto para distribuirla por la red social.

Resaltaban el hecho de que no podía ser considerado compañero y que su respuesta a la reclamación por parte de Fraile, fue que él no estaba allí para hacer amigos sino para hacer un trabajo que le permitirá pagar su hipoteca, lo cual criticó de manera muy mordaz al destacar que por 30 euros que perdiera “seguro que no podría pagar la hipoteca”.

Justamente es este punto donde el trabajador enfatiza que no ha venido a hacer amigos, es donde se enfoca el autor del audio de whatsapp quien le habla de las presiones que le han puesto el resto de los trabajadores por privado para que lo eche del grupo.

Por ello y tras hacerle saber que no es bienvenida su actitud, lo expulsó del grupo social donde compartía con los demás compañeros de la línea de transporte terrestre. En un audio posterior a la expulsión, explicaban que la salida del grupo obedecía a que no merecía estar allí quien no tiene amigos ni compañeros, y por haber salido a trabajar sin contar con los servicios mínimos.

El autor del audio le dijo al trabajador que más es el daño se hacia el mismo que a sus compañeros, que de hecho no les había hecho nada. En declaraciones dadas por otros conductores de la EMT, hubo quien dijera que los que no acatan los llamados a paro ya saben a lo que se exponen, este tipo de presiones y señalamientos son comunes en estos casos.