En Francia, los diputados han aprobado una ley que prohíbe las páginas de internet que ofrecen información falsa sobre el procedimiento del aborto. Ha sido una ley muy criticada por la rama conservadora de la oposición, por los movimientos próvida franceses y por la Iglesia Católica.

Detalles de la nueva ley contra las webs antiabortistas con datos falsos

La ley que han aprobado, lo que hace es que el delito de obstaculización al aborto, también se pueda aplicar a las páginas web que ofrezcan información falsa, parcial o errónea sobre el procedimiento al que se somete una mujer para interrumpir un embarazo. Para castigarlas se puede imponer una pena de prisión de hasta dos años y de multa de 30 000 euros.

Las páginas que entran dentro de esta nueva tipificación del delito, son aquellas antiabortistas que, bajo el rótulo de la ayuda o de cómo será el proceso, lo hacen de forma  fraudulenta y con el fin de que una mujer no aborte.

Laurence Rossignol, la ministra de Familia y Derecho de las Mujeres, ha dicho que estas páginas ofrecen informaciones falsas para que las mujeres entren en una especie de túnel que les lleva a dudar de una decisión que han tomado de forma legítima.

Entre estas páginas, la más famosa es ivg.net que asegura que el aborto «implica riesgos médicos y psicológicos», además de poner testimonios de mujeres que, supuestamente, se han sometido a un aborto con estos resultados. Y, además, otras páginas aseguran que el aborto es un riesgo de muerte también para la madre y ponen imágenes de fetos.

Esta ley ha sido muy controvertida para la oposición y para los colectivos antiabortistas, por supuesto, que creen que es una cortapisa a la libertad de expresión, pues ellos solo quieren que las mujeres tengan otra opción que no sea el aborto. La Iglesia Católica también se ha opuesto ya que cree que es «un precedente grave de limitación de la libertad de expresión en internet».