Cuando parecía que las aguas en el PSOE volvían un poco a la calma, Guillermo Fernández Vara se ha encargado de avivarlas de nuevo. Y es que, a pesar de que tras el congreso de Podemos, y según las últimas encuestas de intención de voto, el Partido Socialista había recuperado un poco de terreno, los ataques a Pedro Sánchez siguen más vigentes que nunca.

El modelo de Pedro Sánchez no es el modelo del PSOE

Las declaraciones del presidente de Extremadura han sido bien claras. El modelo que defiende Pedro Sánchez, tanto de partido como de país, no es el modelo que quiere el PSOE. De hecho, y dentro de este titular, asegura el extremeño que como consecuencia de las salidas de tono de Sánchez el partido podría ser el principal perjudicado. Algo en lo que no coincide con otros militantes del principal partido de la oposición.

Las diferencias se recrudecen

Y claro, como era de esperar, los dos bandos que se han formado en el PSOE desde la famosa frase “no es no”, han aumentado sus diferencias. De hecho, los que han optado por la alternativa de Pedro Sánchez ven en estas declaraciones una manera de atemorizar a las bases a la hora de realizar la votación en el próximo congreso.

Sin embargo, hay que decir que las diferencias están muy ajustadas y de momento no se podría hablar de un claro vencedor más teniendo en cuenta que no solo estará Pedro Sánchez y, presumiblemente Susana Díaz, sino que también estará Patxi López. Un conjunto de candidatos que todavía tienen un largo camino por delante ya que todavía tendrán que recoger muchos apoyos de algunos sectores que son del todo afines a ellos. Una espera que será muy tensa hasta llegar a un congreso que puede decidir el futuro inmediato del PSOE.