El rey Felipe VI estaría dispuesto a hablar con los partidos independentistas. Así lo ha manifestado el presidente del Parlamento balear, Baltasar Picornell, en declaraciones ante los periodistas, tras reunirse en audiencia con el monarca en el Palacio de Almudaina, en Palma.

Picornell comentó, que el rey considera necesaria una mediación entre partidos independentistas y unionistas y que está dispuesto a «construir puentes» en relación al conflicto político de Cataluña.

En este sentido, el presidente del parlamento balear ha dicho que hay partidos más dispuestos al diálogo que otros, que son más evasivos, lo que lo hace más difícil.  «Ahora es el momento de tender puentes” y él también está dispuesto a tenderlos.

De este manera, el monarca se desviaría del discurso que hizo el pasado 3 de octubre, cuando inculpó a los partidos independentistas de haber roto los principios democráticos de todo estado de derecho, y socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, a la que han conseguido dividir, estando ahora fracturada y enfrentada.

Durante el encuentro, Picornell explicó al monarca las propuestas legislativas que están tratando en la cámara legislativa autonómica.

Felipe VI dispuesto a hablar de Cataluña con los partidos Independentistas

Con respecto a la que presentarán en el parlamento este lunes Podemos y MÉS, (relacionada a oficiar un referéndum en las Islas Baleares sobre monarquía o república como sistema político en España), Picornell ha opinado que los partidos tienen la facultad de proponer las iniciativas que crean necesarias.

En cuánto a cuál sería su voto, afirmó que todos saben de qué lado está.

Así mismo, el presidente del Consejo de Mallorca, afirmó que no asistirá este viernes a la recepción que ofrecerán los reyes en el palacio de la Almudaina, porque tiene un «viaje planificado» y que si no va, le podría costar «el divorcio». Sin embargo, dijo que «seguramente» asistirán los vicepresidentes de la institución mallorquina. Recordó que el año pasado,  no estuvo tampoco, porque coincidió con su cumpleaños.

La primera reunión que tuvo el rey Felipe VI, ha sido con la presidenta del Gobierno, Francina Armengol. Tras la recepción, la presidenta dijo, que es partidaria de que en el Parlamento balear «se debata todo».

Además, Armengol ha querido mencionar el cambio de gobierno y aseguró que la capacidad de diálogo ha mejorado con el PSOE al frente. Según la presidenta, con el anterior gobierno de Mariano Rajoy, las Islas Baleares ya sufrían dos años de parada absoluta y «era muy difícil avanzar por la situación de inestabilidad y de falta de voluntad política».

Por otro lado, Felipe IV recibió por parte de Picornell, un libro de la sindicalista Aurora Picornell, (quien fue represaliada durante el franquismo), con una dedicatoria en su primera página.